Archivo de la etiqueta: Indie

[Jota] `El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas´

J y Banin

La guitarra española se inventa en Andalucìa, a partir de ahí la música popular experimenta un cambio drástico. El rock mantiene la afinación que se estableció para el flamenco. El rock es un palo flamenco. El público cree que es pop pero son canciones [d]e la cultura andaluza de siglos. La diferencia entre el flamenco y las músicas populares europeas está en un acorde. La leyenda del espacio eran emociones demasiado profundas, eso no es popular en este periodo, la gente no tiene tiempo para investigar. La idea posesiva del amor es una imposición del sistema. Crowley es uno de los mayores poetas de la historia. El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas. El modelo capitalista está dando sus últimos coletazos con Trump, Le Pen y Rajoy, ejemplos de cómo el sistema intenta mantenerse a la desesperada. Es como la caída del imperio romano: Donald Trump [Donaldo El trampas] es el Nerón de nuestro tiempo, el que va a incendiar Roma. El indie fué la única cultura de resistencia en los 90, un movimiento que se organiza fuera del círculo d[e] las multis, es como una zona temporalmente autónoma, en cuanto el poder detecta su existencia la absorbe. España es el único país del mundo en que el indie se ha consolidado, en el resto de países la escena alternativa sigue siendo marginal mientras que aquí ha ocupado el espacio del mainstream. El trap es contracultura viv[a]. El hip hop es rock pero el rock tiene que evolucionar con el cambio tecnológico, que es como nació, de la mano de vinilo, guitarra eléctrica y ampli, de lo contrario se convertirá en música muerta, como el jazz

Juan Ramón R`guez Cervilla (Los planetas, Grupo de expertos solynieve) en Mondosonoro


[ Ballantine´s True music festival. Madrid 9-11 junio ´17 ] Plurimadrileñismos expansivizantes

We are scientists

Sala Changò
We are scientists

A falta del himnaco Textbook la mejor banda de anglo power pop del planeta rindió como se esperaba dejando con ganas de más. Además de las recientérrimas Buckle, In my head, Classic love y Headlights el trío neoyorkino echó mano de anteriores legados sónicohimnarios para literalmente petarlo in Madrid, again. A tus bandas tótem nunca te cansarías de paladearlas, y es que los Scientists derrochan buen rollo, ejecución y guitarropercusiones perfectas y la esencia del pop rock premium caviar beluga: sólo 3 tipos à guitarra, bajo, batería. El indie rock jamás había molado tanto.
The best (foreign) anglopower pop band ever? Without a shadow of a doubt for my taste 😉

L.A.

Círculo de Bellas artes

L.A.

El grupazo baleárico sigue destilando la herencia y todo el poder del mejor rock norteamericano de todos los tiempos. La banda de Luís Alberto Segura está unida invenciblemente al crescendo melómano. En El Círculo diò Antonio Vega probablemente su mejor concierto y el más ìntimo, para mi menda dicho precedente y contexto implementaron un previo de nervios muy dulces. Y los mallorquines, pese a los problemas con uno de los micros, volvieron a regalar un conciertaquérrimo hilvanando hits añejados con bestialidades recién salidas del horno. Para mí, sin duda, la mejor y más grande banda patria de ayer y de hoy (y de siempre) cantando en la lengua de Hank Moody.

Fickle friends

Fickle friends

Potente filochentismo con más que apañada vocalista para desembocar en el arrejuntamiento de gente divertida ideal para el previo de platos más fuertes y codiciados.

 

Café La palma
Full
De trazas vetustianomórlicas el combo patentizó un pop currado y sentío que tonada tras tonada fue enganchando al respetable en un recinto casi a petar y con un calor filomelómano muy (de) dulce.
Full

Polock

Grato descubrimiento los levantinos. Siguiendo la estela de personas que no cantan en su lengua natal me gustó bastante como (auto)paladeaban sus deliciosos interregnos sonoros. Pop dulce proatmosférico que entra bastante bien (a media tardenoche). Y de nuevo otro trío, el formato de banda más puro, dónde de veras se muestra la calidad artística de un grupo de música.

Polock

Tempo club

Sethler

Hugo Martín Cuervo implementò en familia electroacustias exquisitas y arrojadas. Sólo ante `el peligro` de la melomanía, armado únicamente con su voz y su par de guitarras regaló un minutaje sorpresivizante y sabrosón para seguir ganando adeptos. Con la intertrazada versión de Un buen día (Los planetas) me acabó ganando. Un tipo bastante majete.

Sethler

Rock nights

Pese a la primigenia confusión (cronogramática) y a que los pinchadiscos me interesan más bien poco he de apuntar que su angloselección musical no estuvo nada mal y que en una playa californiana bien fronterizada en palmeras y cactáceas al atardecer, degustando un buen bourbon, se me antoja una banda sonora de cremosidad filocinematográfica.

Lamentabelérrimamente los previstos paladeamientos (reflejados en la preimplementación del cronograma de rigor) de Cápsula y Dj Amable no pudieron cuajar.

El primaverano melómanocapitalino ya tiene otro evento para deslizar el color rojo sobre el calendario. Iniciativa, apuesta y resultados traduci2 en éxito y calidad el True mola un cojón y da gusto que en la etapa dorada del indi sigan fructificando festis tan atractivos como el que os he narrado. La primera edición del festival intersalas madrileñista más ambicioso hasta la fecha bien merece consolidarse. [ Próxima estación Mad cool ]

 

                                                                                                                  Texto Pablo De Serna
                                                                        Móvilgrafia De Serna y Ana F`dez Calveliña

Calveliña ´n I

 


[FIB 2015] Guitarrazos y los mejores años de nuestras vidas

Los Planetas cabecera

Benicasim volvió a alzarse en epicentro musical del verano gracias a otro cartel delicioso, variado y más que contrastado entre prometedoras bandas y grupazos de culto consagradísimos sin nada que demostrar salvo sus ganas de seguir pasándoselo bien a lo Keith Richards. Tras un resultón pistoletazo de salida en el escenario Las palmas a cargo de Trajano! y The last dandies (que comparecerían tras Mox nox) en el Red bull tour bus fueron en el primer día de festejos los grupos encargados de abrir la lata al acontecimiento festivalero estival por antonomasia.

Under radar y After all se dieron cita en el brillante repertorio de L.A., que aprovecharía con maestría la ocasión para presentar algunos de los temazos de su exquisito y recientísimo From the city to the ocean side. Un bolo mayúsculo que se erigió en lo mejor y más completo de la jornada juernense. La nota de color anglobeat de alma soul de Clean bandit sirvió de entrante perfecto para el abanderado concierto de Crystal fighters, que tirando de parafernalia campestre filotribalizada gestó potentísimos momentos que encedieron a los allí presentes en la franja destinada a las formaciones más demandadas. Entrados ya en la madrugada levantina la vocalista principal de Florence and the machine, perfectamente flanqueada por todo su elenco musical, derrochó desnudez y descaro (para muestra el botón de marcarse todo el concierto descalza) con una actitud dicotómica entre la entrega y las atmósferas hippies más sesenteras. La horaca de Elyella djs fue la encargada de cerrar la juerga con otra divertida ración de remixes. Unos turnos anteriores el sexteto australiano DMA´s acertó con su power pop rock para entonar a los asistentes al espacio destinado al autobús de Red bull.

Dentro de los actos de la segunda jornada La bien querida, siempre biacompañada de guitarra y teclado, regaló intimismo y dulzura en el Escenario Radio 3 cerrando con la pegadiza Poderes extraños. De vuelta en el escenario principal Jamie T se entregó hasta energizando pogos entre el respetable sin renunciar a momentos de pausa y hasta filorapeos. Mientras tanto Nudozurdo desplegaba arrojos introspectivos filoplaneteros y alargues cremosones en el escenario Red bull fundiendo sus últimos punteos con uno de los momentos más esperados del viernes, la actuación de Noel Gallagher´s high flying birds, karaokeizados por la locura guiri (y no tan guiri) y videografiados a tope exprimiendo todos los recursos de los monitores dejando fluir su excelente britpop powerizado y velocitado que reminiscenció estampas imborrables para todos los fans de Oasis. Según ejecutaron Champagne supernova ya nos tenían a todos en el bolsillo. La intensidad seguiría expandiéndose gracias a otro esperado instante, la subida a las tablas de The prodigy, que con continuas referencias al respetable a través del eslogan «My fucking spanish people» no dejaron de repartir tralla y subidones sónicos. No lejos de allí Polock se mostraría digno en los interregnos de su apañado anglopop ibérico. La experimentación distorsionil muy top de Goodspeed you! black emperor gozó de 2 horazas para dar rienda suelta a su nutritiva e interesante propuesta.

Kaiser chiefs

El atractivísimo sábado nos dejaría buen sabor de boca desde el pitido inicial con Siesta!, que amenizaron a tuti plen como buen previo a los angloenergizantes Reverend and the makers. La anécdota climatológica de la jornada sucedió al termino de La M.O.D.A., unos minutos de chaparrón veraniego loco con el que más de uno aprovechó sin prejuicios para refrescarse. Hinds, que mientras daban los últimos retoques se marcaron un previo con hilo de fondo motivatoria a cargo de She lost control de Joy division subrayaron su anglopop rockeado fémino, resultón e interesante. Kaiser chiefs, con un entregadísimo frontman desde la primera tonada, sobreponiéndose a los problemas del micro derrochando actitud, garra, agilidad, voluntad e incluso putoamismo, fue de lo mejorcito de todo el festival, sin duda. Unas ráfagas divertidísimas, repletas de cancionzacas y con todos los ingredientes de una banda de la zona Champions que dejó con la temperatura adecuada un recinto que albergaría a la mejor y más influyente banda española de ayer, hoy y siempre. Los planetas, que con un setlist alimentado sobre todo por sus 2 últimos largos, surfearon con el recién horneado himno El duendecillo verde, tocado en elegante versión teaser. El momentazo de la tercera etapa del FIB corrió épico a cargo de Gaizka Mendieta, que para la gloriosa Un buen día se uniría al sistema cósmicoplanetario titularísimo a lomos de la Gibson de Banin. La elección y ejecución de De viaje para el cierre fue sencillamente mágica. Cum laude de noise, shoegaze, psicodelia (jonda), misticismo, melodías pop indestructibles y toda la pasión y éxtasis de los míticos años 90, en definitiva, los de Granada son activo histórico añejado de tan excelso y magno acontecimiento melomaníaco desde la cosecha de agosto del 95 que no paran de ganar adeptos y consolidarnos a los ya ganados desde hace años y años. El brutal tríptico sobre el escenario más grande lo clausuraría Blur, fieles a su eficaz poprock orgullosamente british pese a pecar de un claramente mejorable tracklist resucitado al filo de las 2 y 7 minutos de la madrugada con Song 2 que desató locuras filonoventeras para brincar y desgañitarse. Además se permitieron un bis.

Vetusta Morla

Para la última tardenochemadrugá The riptide movement pudo valer más que de sobra para acudir a Public enemy, de puesta en escena golpeante y sublimada de fuerza casi militar. El plato fuerte patrio del último día fue para la banda madrileña de pop alternativo más demanda de los últimos tiempos y que sigue petando los recintos que le pongan por delante. Vetusta Morla, con otra ejecución impoluta como de costumbre timonearon vacas sagradas de La deriva sin olvidar los hits que ya los han hecho eternos. Especialmente destacable la versión de  Valiente, que descarriló apoteósica y que hubiera sido insuperable como final. Para el bis Los días raros, increschenteada hasta el orgasmo. (Una verdadera pena cronogramática coincidir con los también capitalinos Célica XX, buena gente y grandes músicos que a buen seguro se dejaron llevar por sus subidones para implementar sus jugosonas atmósferas procrípticas). Volviendo al grueso anglo se defendieron sin problemas Crocodiles y FFS (Franz Ferdinand & Sparks). No dejar de nombrar a Portishead, sobre todo por una actuación plana y aburrida que incluso defraudó a sus seguidores. Todo lo contrario que The cribs, fantabuloso anglopower pop dulce y contundente que recuerda a los Nada surf más cañeros, un descubrimiento maravilloso y recomendabilísimo. Otra demostración de fuerza la espetó Bastille, que además de su propia cosecha también acabó tirando de versiones. Para los últimos coletazos MØ, precedidos de una insoportable incidencia técnica no estuvieron nada mal (daría tiempo a volver para comprobarlo).

Novedades Carminha finiquitarían la coyuntura con contangiosas energías buenrrollistas para dar los acordes finales gracias a la inmediatez y adherencia de su despampanante bizarrismo cañí prorural. Unos gallegos majísimos donde los haya capaces de hacer bailar al más tímido.


[FIB 2015] 2 décadas de melomanía

fib15-600x311

El Festival Internacional de Benicàssim cumple 20 añazos brillando con otro cartel de aupa para volver a epicentrar al municipio levantino en el corazón del verano y de la mejor música alternativa de aquí y de allá.

Decir FIB es referirse sencillamente a un acontecimiento ciclópeo. Del 16 al 19 de julio, a través de 4 jornadas de intensidad y grupazos y tirando de nada más y nada menos que de 7 escenarios el evento contará para esta edición con nombres como Los planetas, Blur, The prodigy, Portishead, Célica XX, Noel Gallagher´s high flying birds, Vetusta Morla o Kaiser chiefs.

Otra velita soplada en honor al éxito, la continuidad y la consolidación absoluta. Una cita irreversiblemente irresistible que volverá a dejar su impronta.


[Sansan festival viernes 3 abril 2015] Combinaciones perfectas

L.A. cabecera

Para el santísimo viernes alternativo se darían cita en el escenario principal los acontecimientos encadenados más potentes gracias a la sucesión de un trébol sónico de lujo que se arrojó en instantes gloriosos e implementaciones muy pro.

Tras la comparecencia de Dorian, engalanados y con visuales de felicitación autotributo mediante, llegaría el turno del mejor rock proangloindie a cargo de L.A., un grupo que se consolida tras cada actuación. El quinteto isleño, cuya límpida ejecución emocionó de principio a fin, empezó abriendo con la dualizante After all, a la que hiló su moderna y delicada Secrets undone, pieza que escaló brillante gracias a su viaje a 4 guitarras. Para la perfecta Dualize Luis Alberto echó mano de su querida Rickenbacker. No faltó su himno cosecha del 2009 Perfect combination para gozar con el momento más karaokil y sentío de los encuentros sónicoanglos en la segunda fase ni tampoco la jugosísima y adictiva Rebel.

Casi sin tiempo de paladear el final de los baleares tomaría la alternativa Mucho, otro grupazo de la piel de toro merecedor de las plazas más grandes y titanes incansables del rock cósmico y sideral. En el otro escenario no iba a quedarse la cosa pocha pues, ni mucho menos. Fundiéndose con la poscosmicidad del quijotesco Perarnau Martí y sus muchachos volvieron a hacer gala de su romanpaladinismo rítmico, actitudinal y melódico a través de temazos apocalípticos como la tecnocrática La larga risa del emperador, Como si no hubiera mañana, la indestructible Más feliz sin televisión, la de culto desde el primer play La primera luz del día y/o Sal de la tierra. El cuarteto manchego firmó, a cuádruple teclado, con solvencia en la percusión y guitarras imperiales un bolazo bien surtido reforzado por la labia intercancionil de su frontman para no parar de seguir ganando adeptos con todo merecimiento.

Mucho

De vuelta en el Desperados y con los últimos sfumatos de los Mucho los acertadísimos y empacados León Benavente volvieron a clavarlo encapsulando su exclusivo repertorio con otra actuación que no dejó de agradar a las masas cerrando con su gigantesca Ser brigada, con ésa intro tan envolvente y enraizada que estalla con ráfagas de placer en el momento exacto.

Como gran previo al concierto del grupo más popular de todo Jaén y muchas partes de las afortunadas Andalucías en el cuco escenario «maestro» tomó la palabra y el micro Neuman, que con intimismo y poderosas sonoridades anglo ofrecieron tempos ideales para inaugurar la medianoche gandiense.

Haciendo justicia a toda su expectación y aglomeración de fans Supersubmarina siguió fluyendo en la noche usando Samurái como corte inicial para enmarcar de nuevo su excelente power pop sublimado. A destacar su detallazo de hacer el bis con un tridente cancionero irresistible a cargo de Viento de cara que fundiéndola con Algo que sirva como luz se acabaría dando la mano con la santacrucera En mis venas. Pero además quedaba otro bombazo final, la visceral Cientocero. En definitiva un no parar de desgañitamientos pro y posadolescentes y coros del respetable para una banda que en todo momento conectaba exitosamente con el mismo.

Para cerrar el círculo de grupazos del viernesábado las sacudidas crípticodulces de El columpio asesino conexionando con los deliciosos envoltorios electropsicodélicos de Los pilotos se tornaron en un coctel sonoro diabólicamente irrechazable. Los pamplonicas fueron desplegándose mediante su colosal Ballenas muertas en San Sebastián sin renunciar a celebradas codas pasadas como el temón más reclamado y seguido de la madrugada, Toro, que explosionó en el ambiente e implosionó en cada alma fiestera del recinto. El remate de Íñigo Sola a la trompeta completó otra vez una oferta melódica a la altura de muy pocos que sigue cosechando meritorios premios también al otro lado del charco.

Elyella djs tomarían el testigo sobre las mismas tablas pero antes quedada pendiente degustar los fotogramas más filoplaneteros. En el caso de los legendarios Florent y Banin apuntar que surfearon sin tapujos ni pasteleos por lo más granado de sus 2 largos volviendo a hacer disfrutar de lo lindo a toda la peña con sus preciosos dilatamientos de su triplete más hitero: Cero en blanco, Vuelo rasante con ametralladora y Longitud de onda 585nm. Los últimos coletazos y jugueteos del lead guitar granaíno más grande de todos los tiempos galopando su Fender aún quedan en la retina de muchos y muchas, desde luego en la de un congratulado admirador que acaba éstas líneas.

Fotografía: Mauricio Sanguino


[Previa Los planetas] Retomando órbitas

Planetas

5 años de silencio y proyectos paralelos varios (Los pilotos y Grupo de expertos solynieve) han sembrado una expectación brutal que allana el camino para volver a salir por la puerta grande. J, Florent, Eric, Banin y Julián presentarán su sentío EP Dobles fatigas que como pincela su propio sello surfea entre «spacerock, indiepop [y] psicodelia jonda» (El segell del Primavera).

Ése primer beso y ésa primera relación sexual con la chica que te gusta, el gol que le da a tu equipo la Copa de Europa, que te toque un buen pellizco en la lotería, una buena desconexión en una calita desierta… un concierto de Los planetas también está en El olimpo de éstas sensaciones. No estás ante un simple bolo, se trata de todo un acontecimiento, melomanía pura, la sensación de estar viviendo algo histórico, verdaderamente decisivo, improntante, irreversible.

Tras su primera parada en Granada la madrileña sala But será la encargada de acoger tan magno acto en el que el combo andaluz desplegará a buen seguro artillería pesada de su indiscutible y consagrada carrera a través de caviar beluga sónico pop, noise, shoegaze, psicodelia y cosmicidad filoflamenca. Han vuelto y no tienen nada que demostrar salvo que siguen teniendo la capacidad de facturar himnos generacionales desde la primera escucha. El viaje continúa, la leyenda también.


[Alborotador gomasio] Noise generacional

11 abril

¿Están Alborotador gomasio en la pomada sonora alternativa, en la crema de la crema, entre los mejores grupos de éste país? Para mí sin duda desde que tuve el gustazo de descubrirlos en 2013. No es que sean muy buena gente además de amigos es que son músicos de muchos quilates con los que voy teniendo sensaciones tan de la hostia como en su día tuvieron el placer de ir experimentando todos los privilegiados y privilegiadas que irían acompañando a los primeros Planetas. Si te parece exagerado desconecta inmediatamente de todo durante un rato y déjate llevar por su propuesta, dale al play, imprime buena chicha al volumen y flipa con tan deliciosa encapsulación sonora.

El don y la invitación de Marco, Koldo, Guille, Alberto y Miguel va de cara y tiene muy poquitos prejuicios (cosa siempre de agradecer en la música). «Hemos buscado hacer un disco de canciones y melodías tarareables que aspire a formar parte de la música popular más que agradar a la selecta minoría indie». Desde la primera escucha sabes que estás ante algo muy grande. Ruido sublimemente dulcificado, patrimonio de la melomanía. Un grupazo que te recuerda lo importante y decisiva que es la sana adicción a la música poniendo banda sonora a muchos de tus momentos más gloriosos, decisivos e improntantes. Un discazo con el que Kurt Cobain exclamaría un rotundo Fuck yeah. Un ADN compositorguitarrero privilegiadísimo. Genéticamente o como sea la banda sólo sabe crear temazos, himnos.

Arquitectura guitarrística ciclópea viajando en cancionzacas fortificadas de estribillos y frasazas letales que son titulares generacionales. Declinan de forma maestra todos los palos del punk. Desde su sublime carta de presentación en largo con Más humillante que doloroso [uno de los discos que más me han marcado en los últimos tiempos] han ido perfeccionando su ruidosa dulzura hasta cimas sónicas increíbles. Los piropos vuelven a estar justificados, Los gomasio sólo facturan temas inmortales y de culto desde el primer acorde. «Hacen ruido pero sus melodías son redondas. Hacen pop pero son muy punks. Hacen shoegaze pero miran de frente. Tienen un excitante y adictivo sonido propio. Sus letras calan, su propuesta es certera. No hay ni un pero en [el disco] y los escenarios sueñan con tenerlos encima» (Carmen Sanz). «Hay algo en su música que despierta nostalgia adolescente [,] su inmediatez, sus melodías, letras con las que conectas» (José Fajardo). «Potencia, distorsión, gancho melódico y carisma desplegado con una solidez pasmosa. Contundencia y fuerza de melodías perfectas, irresistibles (Raúl Guillén)».

Un cancionero gigantesco de once titularísimos temazos que entran del tirón y al primer toque y en los que da gusto detenerse. Marco y Koldo se van marcando un double dragon vocalguitarril de alternancia letal. Alberto, atronador y pasional a las baquetas, la intensa profundidad de las cuerdas de Miguel y el empaque y la elegancia teclil de Guille completan un pentagrama melómano irreversible.

Los excesos de los niños. «He medido un gesto infinito»

El primer corte es un tajo que rompe a borbotones. Himno absoluto que se te inyecta sin remedio, una droga perfecta hecha canción. La típica pista ideal para el bucle. Sus guitarrazos indestructibles son simplemente celestiales sosteniéndola de principio a fin con unas ráfagas atmosféricas cegadoras y brillantes prácticamente insuperables, invencibles. Según el propio combo «tiene una carga simbólica y un sonido que resum[e] gran parte de lo que [somos] y de lo que contiene el disco: pop llen[o] de rabia y frustración que habla de deseos, sueños, anhelos».

Contra el suelo. «Momento que se hizo eterno al detenerlo»

Instantes de pausa fascinantes, saber hacer. Adictiva, ejemplar. El jugosísimo festival de guitarras sigue su curso.

Espíritus helados. «El aliento que nos salve de éste invierno»

Tributo resplandeciente, momentazo made in hermanos Urquijo. «Capilla sixtina del pop, fragmentos de cielo encerrados en sinfonías de bolsillo» (Marc Ros).

Los residuos de la sociedad. «Contra los que nos despreciaron»

Apocalíptica, canalizando la rabia con legitimidad y justicia poética. Grito abanderante, gloriosa abrasividad de guitarras cronificadas que alcanzan el orgasmo, el jodido nirvana de las distorsiones más desgarradoramente perfectas. Abofeteando con genialidad sus propias estructuras.

Si te matas. «Algo que nos pudiera salvar»

Magna, exquisita. Sus texturas te abrazan cálidas y las guitarras siguen dejando el listón a la altura sólo de los elegidos.

El placer de la derrota. «Y no me aguanta el corazón»

Un no parar. Otro temazo de rachas muy surferas, velocidad pop a la que sólo los más grandes pueden coger la matrícula y seguir su estela.

Fantasmas. «Al intentar vagar detrás de tí»

Interregnos dulces y tempo trabajado siguiendo con el resto de ingredientes del mejor noise pop en castellano del planeta.

14. «¿Qué vas a decirme de éste día gris?»

Brillante. Otro edificio conceptual de letra selecta y ritmo adherente.

Revolución. «Abro en canal cada palabra»

Envolvente, te va impregnando sin prisa pero sin pausa. Sigue la exhibición y la clase magistral sobre los cánones del pop pata negra, el que saben clavar cada vez que se lo proponen.

Los rastros de Nacho. «Dividiendo el instante al azar»

Cabalga decidida y vitalista. Destellos premium.

Todos mis huesos. «No me pienso contener»

Hermanada con el sonido de la primigenia Extraditemos a Franz Ferdinanz. Su incendiario inicio afila sus guitarras en otra declaración de intenciones sobre como sacarse de la manga un cóctel prohibitivo, una lapidaria combinación entre el punk y el pop.

En definitiva media hora brutal en la que se bastan y se sobran para sentar cátedra en el género y en la materia. Entre mis favoritos y entre lo mejor de 2015 desde ya. De 0 a 10 un catorce, una obra maestra sin pasteleos directa a la cabeza y al corazón que se te cuela por cada poro para quedarse muchísimo tiempo, eternamente es más justo escribir.


[Ellos y El nuevo acelerador Independance club sábado 7 marzo 2015] El enésimo retorno del guillemostacismo

Ellos cabecera
Encabronad@s del mundo, uníos. Esa sería una buena consigna para otra gran noche electropop. Pero antes de uno de los banquetes showmusicales más entretenidos y subversivos que se pueden paladear actualmente en el territorio indi rompería el hielo el quinteto murciano El nuevo acelerador, que mediante un power pop llevadero y dulcificante y saliendo con mucha gracia y empaque de los problemas técnicos demostraron soltura y buen hacer [sustituir un bajo lesionado por una guitarra siempre imprime más energía aún al asunto].

DSC_8634

Desde una puntualidad británica, una estética proibizenca impoluta y con un derroche de medios (aunque se echaron mucho de menos los visuales) a 7 bandas Ellos fueron dejando caer hits y clásicos uno detrás de otro. Abriendo con la ciclópea [hay que ver cómo lo gozo con éste tema señora] Nuevo imperio la primera fase daría buena cuenta de la última hornada encabronada (Aunque te rías de mí, Tu tiempo está acabando, Extraña melodía —con un Guille Mostaza genial una vez más bipolarizándose en la imitación de la personalísima voz del mítico líder de Los piratas— y Prisa —con un resolutivo Frank Gálvez apoyando en sus mágicas ráfagas—) uniéndose a la ensalada electrobailonga, entre otras, las cardiopáticas Cerca y Hasta el final, las añejadas y bien destiladas Creo que no, Zona VIP y la filobalompédica Campeón junto a la dupla gran reserva del 2008  No te enamores y El anillo. Antes de la consabida pausa llegó uno de los momentazos de la noche con la abanderante Diferentes, que contó con un previoalargue cremosón tras el cual el frontman de la noche descendería desde las tablas para fundirse con la generalizada juerga proguillemostacense.

El tour cabrón seguía firme y veloz en su segunda parada capitalina. El bis fue timoneado por otra selecta selección de hitazos y clasicazos encabronados de postín comenzando con el ariete Lengua viperina. Tras tan magna coda le siguio el momento intimista de la velada cediendo el testigo al aplicadísimo y resultón Santi Capote para arrancarse con Tarántulas y súcubos.

El último triplete sería encabezado por Lo dejas o lo tomas por semipetición popular, temazo máximo, top cancionil por antonomasia condensatorio de la filosofía de la banda y que no podía faltar. Instantes en que Juanjo Reig cambió su bajo por una guitarra colaborando en el momento karaoke fan total absoluto expansivizado rompegargantas de la jornada. El double dragon definitivo fue para O tú o él o yo + No finjas [ojito al peaso videoclip de Jose Luis Algar] rematada con un jugueteo teclil mostacense de esos de dejarse llevar más que legitimados y agradecidos para el clímax final.

Tanto monta monta tanto. Guille y Santi, Capote y Mostaza: grandes artistas, gente divertida, simpática y coherente y que para la ocasión se vienen arropando de amigos y amigas buena gente y buenos músicos [Xiana Fumega, Fran Gas (ex Varry brava) y Laura Put junto a los nombrados ut supra] para hacer más atractiva y grande aún una propuesta que viene gustando y batiéndose el cobre desde hace muchos años.

Fotografía: Pablo De Serna

Ellos cabecera

[Supersubmarina] Pop virgen extra

supersubAlbum

LN Granada” seguirá eterna como “su perla mora” (Arturo García). Escrito esto la alineación supersubmarinística de los cortes de Viento de cara destilan un exquisitismo y elegancias pop que confirman a los de Baeza como una banda muy demandada, currante [se debe “tener los pies en el suelo y seguir trabajando en el local de ensayo como el primer día” (José Marín Torres, más conocido como José Chino)] y que sigue componiendo con bastante calidad. Su líder y vocalista José Marín lo condensa sincera y coherentemente, “ahora tenemos más colores en nuestra paleta para dibujar nuestras canciones, ya sea técnica o conocimientos que nos han permitido introducir elementos que antes no estaban porque simplemente no sabíamos que se podían hacer”. Los jienenses siguen expandiéndose en su zona de confort fieles a sus principios y con virajes progresivos. Pese a volver al terreno del bizcochismo melódico hay que reconocer la evolución, “hemos dado una vuelta para evitar caer en la ñoñería o lo previsible buscando por ejemplo grooves de batería más complejos” (José Chino).

La obra “cohesiona la dinámica vibrante de Electroviral (solvencia con el lápiz a la hora de hacer crónica generacional) y la profundidad de Santacruz”, es un “soplo de energía que coincide con un estado de ánimo que las letras de José descubren esperanzador”. Lo que desemboca en un “acto de liberación. Los demonios han desaparecido pero siguen apostando por ese tormentoso esquema de capas que ya con tiempo y experiencia dominan con soltura” (Arturo García).

Ganas, contundencia, brillo, solidez y asentamiento en su atractivo universo, un álbum compensado con lugar para todos los tempos. Abre con la homónima canción que titula todo el trabajo arrancándose con una puesta en escena reflectante poniendo a tono todos los instrumentos y actitudes. Algo que sirva como luz, Enemigo yo y Samurái expresan todas las virtudes y el progresivismo de la banda, codas sentías adherentes crecientes y energizadas con todos los ingredientes para lucirlas como unas de sus mejores canciones e insertarlas por mérito propio junto a la flor y nata supersubmarinera. El duende andaluz de Arena y sal te mece en ritmos de tranquileo prosurfero muy tentadores. El cierre más que digno de El mañana deja un poso reflexivo que incita a nuevas escuchas de un grupo en estado de dulce al que no le faltará curro en jugosas coordenadas festivaleras.


[Second y Señor blanco sala Hangar viernes 30 enero 2015] Pop exquisito

DSC_8387

Jugando en casa los cordobeses Señor blanco serían los encargados de preceder bajo los focos a Second. Desarrollando su habitual indie pop elegante y bien ejecutado los andaluces mostraron 3 nuevas canciones de su inminente nuevo disco, Los elegidos, entre ellas Antimateria, que dieron buenas pinceladas de su nuevo repertorio. Un entrante perfecto para el siguiente nivel de la noche.

Tras una espera que se hizo larga por la expectación acumulada y con un local en todo lo alto hasta la bandera (sold out por supuesto) la exitosa banda murciana tenía preparado un bolo de aúpa con un cancionero bien selecto a lo largo y ancho de todos sus temazos e imparables estribillos. Sean Frutos y los suyos empezaron fuerte la noche. La adherencia y contundencia de la montañarrusística 2502 rompió el hielo para iniciar el bucle energético. No esperen ningún rollo shoegazer, Second es puro movimiento, derroche y nervio. Pura entrega alargando los tempos de cada pieza con maestría y autopaladeando como nadie sus creaciones. Teclear desde ya que en una jornada mágica los murcianos hicieron doble bis, dato llamativo y original que enganchó al entregado público como pocos y que hay quedará.

DSC_8419

La primera fase del viaje sónico estuvo salpicada por una sucesión de codas que nunca decrecían y que se gustaban en cada acorde. Antiyo, Muérdeme, Más suerte (en cuarteto), Las serpientes o Espectador se colaron por cada poro de las melomanías individuales y colectivas. El ciclo se cerró con Tu alrededor, momento grande en el que Sean fue rulando el micro entre los fans sin parar de ganárselos a pulmón.

Con todo el mundo atentísimo y de nuevo espectante comenzaban tras el primer bis con otra buena tanda de temazos. Con un frontman que sudó entusiasta su camisa se arrancaron con Caramelos envenenados, instante intimista proacústico en que por momentos se volvió a formación en cuarteto con un Fran Guirao nada desentonado a las teclas, otro síntoma de lo a gusto que se encontraba la formación cuyos miembros entraban y salían o iban cambiando de instrumentos y papeles con naturalidad y gracejo. Después vendrían la fraccionaria Conocerte dónde se unió a la fiesta una harmónica y las soñadoras N.A.D.A y Autodestructivos.

Las guindas para la dupla del segundo bis y tercera parte definitiva fueron para los himnos Si todo se oxida (estirada majestuosa hasta el orgasmo sonoro en mi momento favorito del evento) y la demandadísima y creciente Rincón exquisito, que también se dilató en consecuencia exprimiendo cada punteo y gesto para estallar en la merecida ovación y satisfacción del trabajo bien hecho.

Fotografía: Pablo De Serna

DSC_8387