Archivo de la etiqueta: Fascismo

[Jota] `El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas´

J y Banin

La guitarra española se inventa en Andalucìa, a partir de ahí la música popular experimenta un cambio drástico. El rock mantiene la afinación que se estableció para el flamenco. El rock es un palo flamenco. El público cree que es pop pero son canciones [d]e la cultura andaluza de siglos. La diferencia entre el flamenco y las músicas populares europeas está en un acorde. La leyenda del espacio eran emociones demasiado profundas, eso no es popular en este periodo, la gente no tiene tiempo para investigar. La idea posesiva del amor es una imposición del sistema. Crowley es uno de los mayores poetas de la historia. El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas. El modelo capitalista está dando sus últimos coletazos con Trump, Le Pen y Rajoy, ejemplos de cómo el sistema intenta mantenerse a la desesperada. Es como la caída del imperio romano: Donald Trump [Donaldo El trampas] es el Nerón de nuestro tiempo, el que va a incendiar Roma. El indie fué la única cultura de resistencia en los 90, un movimiento que se organiza fuera del círculo d[e] las multis, es como una zona temporalmente autónoma, en cuanto el poder detecta su existencia la absorbe. España es el único país del mundo en que el indie se ha consolidado, en el resto de países la escena alternativa sigue siendo marginal mientras que aquí ha ocupado el espacio del mainstream. El trap es contracultura viv[a]. El hip hop es rock pero el rock tiene que evolucionar con el cambio tecnológico, que es como nació, de la mano de vinilo, guitarra eléctrica y ampli, de lo contrario se convertirá en música muerta, como el jazz

Juan Ramón R`guez Cervilla (Los planetas, Grupo de expertos solynieve) en Mondosonoro


[Ray Loriga] Después del dolor

o-11M-facebook

Después del dolor si no pensa[mos] deprisa viene el abismo. Alguien que duda no ha matado nunca a nadie.

Todas las desgracias se parecen, todos los horrores son el mismo. El miedo llega siempre al final, cuando la adrenalina del coraje se disuelve, las lágrimas se secan y no nos queda más que temer cuándo y cómo volverá a suceder lo impensable [,] si esta vez los números de esta siniestra rifa coincidirán con los que guardamos en el bolsillo. Gritarle a un asesino es como cantarle al fuego, el fuego se apaga o nos consume, no se le calma ni se le convence ni se negocia con él, ni siquiera se le insulta.

No hay bandera que valga una vida, la patria es una sopa, un aroma, un recuerdo, un monte, un verso. No hay patria que se refleje en un charco de sangre. Los muertos se cuentan de uno en uno, no al peso, el resultado final es siempre el mismo. Un individuo es la medida exacta del universo. Una vida arrancada es siempre un exterminio. La magnitud de [una] masacre no minimiza el tamaño de su [crimen].

Se es aliado en el sacrificio pero también en la toma de decisiones. Hay una distancia esencial entre defensa y venganza. Tendrán que pagar por sus errores como se paga en democracia, con el descrédito y después si procede ante la ley.

Su España de patriotas no nos lleva a ninguna parte, nos harán socios privilegiados del fracaso. Tendremos una bandera muy grande en un rincón muy pequeño.

http://elpais.com/diario/2004/03/14/opinion/1079218806_850215.html