Archivo de la etiqueta: Estados Unidos de Norteamérica

[Luis Alberto Segura] `Lo que te viene a la cabeza en momentos de soledad tiene más peso que lo que viene en momentos de euforia´

L.A.

Llegan momentos en que estás sólo, en la habitación, en la calle paseando, y lo que te viene a la cabeza tiene más peso que lo que viene en momento[s] de euforia.

King of beasts son canciones de aislamiento [e] innocuidad, de estar en una especie de habitación kubrickiana, es el disco en el que más he arriesgado por la luz, producirlo yo mismo me diò rienda suelta a encender todas las luces de la habitación. Veo ecos de Shyamalan, Scorsese, Wes Anderson..

Los complejos que pudiese tener ya me los he quitado todos, con KOB más que nunca.

Si pudiese seguir cre100do llegando a más gente ¿por qué no? No me da miedo el mainstream

Luis Alberto Segura (L.A.) en Mondo Sonoro


[Emmett] Arrojo y talento

Emmett

Otra buena ración pop made in Andalusia, Seville loves you 😉 Desde Lora del río Ángel Sánchez Guil Emmett nos trae buenas letras, guitarras conseguidísimas y deliciosos sintejugueteos para dar forma a 14 cortes sentíos de ejecuproducción currada impecable.

Ráfagas Pereza (primigeneidades sobre todo de Un error muy caro), plausible originalidad (Mejor así), paladeantes locuras bizarrísticas promapachiles para la pista 12 y un cierre optimista más que logrado con momentos de ondas prosurf en Sermones y milagros.


[L.A.] Surfeantes atardeceres proCAlifornianos

From the city to the ocean side

Californias baleáricas. Desde las percusiones iniciáticas a las que pronto se unen las cuerdas del anglohimno Living by the ocean, más que perfecto para abrir o cerrar un bolo eleaense te das cuenta de que Luis Alberto y sus muchachos han vuelto a rematar un elepé magno de canciones impecables de cadencias melódicas y crecidas victoriosas guitarrobaterizadas positivistas soleadas maravillosas, y también bizcochointimistas cuando se tercia y sino fichar Higher place, una delicia ciclópea que entra por todos los poros tirando hasta de sentíos trompeteos ochenteros y olé. “Arrasador por su enorme calidad. Natural incluso evocador. Emotividad épica [en armónica y] cristalina línea melódica” (Raúl Julián). Ojo al derroche de fuerza y belleza de piezas como Revolutionary disguise, In gold y Steal my rivals.

“Clase [,] potencia. Un buen puñado de temas que más de una banda extranjera mataría por tener en su repertorio” (David Pérez Martín). También tienen playas y palmeras pero las Balears no son California, ahora bien, los musicazos de L.A. siguen siendo la mejor banda nacional cantando en el idioma de Bukowski, esto es así. From the city to the ocean side también son “bosques, largas carreteras, hogueras, moteles, acantilados, cabañas. Varios días por la costa de California: un coche, vino [y] guitarras. Todas las canciones salieron en ese viaje” (Luis Alberto Segura).

Un trabajo para dejarse llevar (Let it be beatleniano let it happen tameimpálico). La sensación que queda tras cada escucha es la de estar ante un disco grande de anglopoprock que nunca pasará de moda, más bien le pasará como a los buenos caldos, ya sea bourbon o vino gallego, californiano o riojano.

Octubre / Sony

14/14

https://open.spotify.com/album/5mHvUzKu2iKDY5T534cdDK


[Foo fighters] Leyendas del rock (y del posgrunge)

In your honor

Te pueden gustar o no, a servidor obviamente le enrrollan, y mucho, pero éste trabajo double dragon discompactil (el primero para toda la carne al asador, el segundo para la introspección y la acústica gourmet sublimando todo el bizcochismo intimista que haga falta) vuelve a demostrar lo impecable, límpida y perfecta ejecución/producción disqueras. Las cancionzacas de los Foo, en la inmensa mayoría de las ocasiones protagonizadas por guitarras brutalcelestiales sin olvidar la cremosidad máxima percusionil de Taylor Hawkins desde su incrustación en la banda invitan a surfear como un loco, follar cual tiranosaurio o perderse en un Mustang 500 por alguna carretera icónica.

Grohl es un músico mayúsculo, un currante, un autodidacta magno que jamás podrá negar que gran parte de su éxito se lo sigue debiendo al proyecto del gran líder de Nirvana. Él lo sabe pero está en su perfecto derecho de hacer las declaraciones que estime oportuno. Razor, Still y Over and out no están mal y sobre todo Friend of a friend, que me reminiscencia a Cobain e incluso a Kevin Parker, pero vamos al grano, al cede 1, más redondo que la carne y el pan de la hamburguesa que te comes el primer día de vacaciones en California (o Australia) dónde las Gibson, Fender y Gretsch lo petan como el buen arte del rock merece. Can you hear me, hear me screamin´? Sin duda, con tan ciclópeoépica primera ráfaga no puedes más que gozarlo. Volvemos a la idea de follar como leones, pillar olas locas y por ejemplo y/o también gozarlo en festivales y juergas varias sintiendo el putoamismo de la melomanía siendo todo lo hedonista que te plazca.

“Himnos reimaginados con grandes arrebatos de ruido melódico [(]de guitarras[)]” (Steve Kilbey, The church). In your honor, Best of you, The last song. Ostiones aguitarrados 1 detrás de otro, hit enlazado con hit para no dejar de clavarlo. No busquéis 3 pies al gato, no hay ni una pocha. Cuando Dave, Taylor y sus colegas la lían con las 6 cuerdas y las baquetas ya no hay nada que hacer, bueno sí, gritar Fuck yeah! y dejarse llevar por ritmos y tonadas tan magnas y bien hechas. La antipasteleante y antipaletines voz de Grohl se funde y turna con guitarrazos lumínicos indestructibles para ir dándote la del pulpo sin dejar de hacer justicia con amplis, cascos o lo que sea. Un disco grande como diría Julio Ruiz, muy grande, y de qué manera. Otra de ésas perlas por las que entiendes lo decisivo que seguirá siendo la música/melomanía en tu vida, colectiva pero también lo más sana e intransferible y subjetivamente posibles y deseadas.


[Bret Easton Ellis] Menos que cero, Anagrama, Barcelona, 2002

Less than zero

Nunca lo intentaste. Las otras personas hicieron un esfuerzo, tu únicamente nunca estabas allí. Sentí pena por tí (algún tiempo) pero luego lo encontré muy difícil. Eres guap[@], pero sólo eso. Es difícil sentir pena por una persona a quien no le importas. ¿Qué es lo que te importa, lo que te hace FELIZ? ¿Nunca te he importado? No quiero que me importe (nada). Es menos doloroso [si no te importa (nada)].


[Ray Loriga] Después del dolor

o-11M-facebook

Después del dolor si no pensa[mos] deprisa viene el abismo. Alguien que duda no ha matado nunca a nadie.

Todas las desgracias se parecen, todos los horrores son el mismo. El miedo llega siempre al final, cuando la adrenalina del coraje se disuelve, las lágrimas se secan y no nos queda más que temer cuándo y cómo volverá a suceder lo impensable [,] si esta vez los números de esta siniestra rifa coincidirán con los que guardamos en el bolsillo. Gritarle a un asesino es como cantarle al fuego, el fuego se apaga o nos consume, no se le calma ni se le convence ni se negocia con él, ni siquiera se le insulta.

No hay bandera que valga una vida, la patria es una sopa, un aroma, un recuerdo, un monte, un verso. No hay patria que se refleje en un charco de sangre. Los muertos se cuentan de uno en uno, no al peso, el resultado final es siempre el mismo. Un individuo es la medida exacta del universo. Una vida arrancada es siempre un exterminio. La magnitud de [una] masacre no minimiza el tamaño de su [crimen].

Se es aliado en el sacrificio pero también en la toma de decisiones. Hay una distancia esencial entre defensa y venganza. Tendrán que pagar por sus errores como se paga en democracia, con el descrédito y después si procede ante la ley.

Su España de patriotas no nos lleva a ninguna parte, nos harán socios privilegiados del fracaso. Tendremos una bandera muy grande en un rincón muy pequeño.

http://elpais.com/diario/2004/03/14/opinion/1079218806_850215.html


[The killers] Ópera prima inmortal

Imagen

Hacer una versión [Sawdust, 2007] de Joy division (y además bien, a la altura) ya dice mucho del potencial que puede llegar a alcanzar un grupo.

Los norteamericanos siempre estarán en una parte de mi mente agradablemente surfeada.

Hot fuss (2004), uno de esos discos redondos de temazo tras temazo de facturación impecable y que nunca deja que se apague su llama: siempre está apto para su revalorización.

Los 4 primeros cortes huelen a greatest hits desde las primeras ráfagas. Escaleta perfecta, cuadriga sónica imparable.

Jenny was a friend of mine. La mejor canción de Brandon FLOWERS y sus inseparables camaradas sónicorockeros. Una declaración de intenciones directa desde la apertura.

La triada que se une al inmenso himno “asesino” petó discotecas y garitos varios y fue carne de cañón ideal para versiones y remixes a lo largo y ancho del globo terráqueo.

Mr. Brightside, Smile like you mean it y Somebody told me son cancionzacas de éxito perenne que brillan con tal magnanimidad que pueden llegar a hacerse cegadoras.

Cuarteto de partida con el que un grupazo puso en el mapa sonoro indie a Nevada y a Las vegas [, esta última ya famosa por sus horteras neones adoradores del juego, las apuestas y las locuras asociadas que dicen que se quedan allí].

Deluxe, élite, la crema. The killers hacen gala de un sonido eficaz, sólido y compacto con toques glam rock y las mejores características y cánones del indie pop universal.

Sin olvidar su lírica: adhesiva, sencilla pero no por ello menos profunda y certera. Exquisita la estrofa estrella de Change your mind

We´re all the same / and love is blind / The sun is gone / before it shines.

Instintos y calidad sin fecha de caducidad. Un clásico básico innegociable de mi discoteca, una obra maestra que sigue demostrando una década después (éste verano concretamente se cumplirá la onomástica) de su enjoyada presentación y salida al mercado que continúa manteniéndose en plena forma, ultraenergética, fresca y que se seguirá alzando como referencia irreversible para el rock alternativo.

♠♠♠♠