Archivo de la etiqueta: Día de la música

[ Mad cool festival 2017 ] Relámpagos, rayos, centellas, granizo, lluvia, truenos, entretiempo y musicòn. Del Mad cool al cielo

Detalles

Lugar Aparcamiento, alrededores y propia Caja mágica

Fechas Del juernes 6 al dominguer 9 julio

Concepto Macrofestival

 

Noria

Jue(r)viernes 6-7

Plastic people

Plastic people

Majo combo portugués con un frontman tirando a una fusión entre Barney Stinson y Matt Damon joven (sin papada), de tonalidad e imprimación vocal reminiscenciable a la de Ian Curtis. Filoelectro pop digerible. 11/14*

Newman

Neuman

Trío anglopopi ideal para ir abriendo boca/festivalacos.

Con pluriempleil bajoteclista de estética y aire/parecido razonable al pelota podemita de Errejón. Crescendos y progresividades más que plausibles que alargaban gozosamente algunas tonadas. 12/14

Foals

Foals

Divertidérrimo pop rockeado filosurfero. Bolazo, grupaco gozoso al que dan muchas ganas de volver a paladear pronto. 12/14

Foo fighters

Foo fighters

Arropado por ciclópeos visuales el legendarioincombustible Dave Grohl, tirando sólo de agua y algo de champán, se marcó con su peña más de 2 horacas sin prisa pero sin pausa en la rueda de la melomanía (del rock premium caviar beluga).
Taylor Hawkins, de corporativopoplacariense cami de tirantes amarilla y bombos y platillos en predominantes tonos rosáceos, se me antoja uno de los mejores 14 bateristas de todos los tiempos, y tampoco anda pocho de voz, oiga señora, vamos que podría implementar cuando le saliera del pito un Phil Collins o un Grohl.

Tendré que esperar a la próxima para gozar con mi favoritèrrima e indestructible In your honor. 13/14

Kurt Vile and the violators

Kurt Vile ´n the violators

Paladeable y exquisitérrimo country rock. 13/14

Catfish and the bottlemen

Catfish and the bottlemen

Nombre cojonudo para un grupo by the way. Con un tema de Sinatra como previ@ la anglomuchachada se destapò con sorpresivizantes supraguitarreos de pop potentizado y empoderador bien medido con un cantante que ejecuta su coreografía posturera a la perfección. Buen descubrimiento. 13/14

Viva Suecia

Viersábado 7-8

Viva Suecia

Y viva Murcia. Llegar tarde (colas locas que no se implementaron en la primera jornada) no mermaron mi musicalidad y pasión ya que llegué a tiempo para empaparme de la buena tralla y potentérrimas atmósferas pudiendo gozar A dónde ir, la cual alargaron como merece sabedores del tesoro himnario de que se trata, y Bien por ti. 14/14

 Aurora

Aurora and the betrayers

A quienes teclas no le faltaron por cierto. De Frontwoman con toques de diva del soul y un cañón de voz potente como Tina Turner o Aretha Franklin y dulce como Janis Joplin. Buen gusto, tributo a David Bowie included. 12/14

Spoon

Spoon

Anglorock de perfeccionista ejecución. Indumentarizados (casi) todos de negro a lo Caiga quièn caiga o más propiamente Men in black se trató de una formación apañada.

El tema Inside out (creo que Bryan Adams tiene la primigeneidad del título de esa tonada) no estuvo nada mal.

El atardecer siempre da una impronta épicomàgica a cualquier buena canción. 11/14

Ryan

Ryan Adams

Un tipo magno cursando rock reivindicativoentregado desde la patata. Desprejuiciados guitarrazos con interregnos de filocountry maleabilizado dónde también hay momentos para fases bizcochonostalgizantes. A los teclados un tipo brutal, genial. 13/14

Cannibals

Bailongos y entregaos (faltaría más). Oídos de refilón mientras estaba esperando para zamparme un bocata de chorizo, lechuga y no me acuerdo ahora mismo qué más a precio de farlopa colombiana sin cortar, bien pura guey. Una pequeña banda recién echada a andar cuyo presente se torna ideal para ir amenizando festis y telonead@s vari@s. 9/14

Green day

Green day

Soberbios, pura crema, los californianos estuvieron incontestables. Casi 3 horacas de directazo y show mayúsculos. Más de 40 minutacos de retraso que fueron compensando con un concierto mítico, versiones de Beatles y Rolling incluidas. También compensó claramente la descarada/valiente mofa burlona continua y sana hacia Donaldo El trampas, cuadragésimoquinto presi de los States, zerdo e hijoputa dónde los haya y que tiene en la cabeza un gatete acostao. El espectáculo más completo y diversional de todo el festi madrileñista.

Pese al regalo del doble bis faltó Wake me up when september ends, pero vaya, estuvieron salvajemente increíbles para cerrar la segunda fecha madcooliana. 14/14

Xavier Rudd

Sabadomingo 8-9

Xavier Rudd

Trìptico australiano afrohippie cuyo multistrumentista líder surferfucker pro de las antípodas pinta fumeta guaperas total Brad Pitt mode on toca descalzo, sentado y con la guitarra acunada en su regazo. La voz en reverb fuè un toque bien cuco.

Música solar, tropicoveraniega, feliz. Progresividades oceánicosalvajes, naturales, radicales, de 3 tipos que molan un puñao.

A Bob Marley le podrían molar como a mí haber podido contemplar a Nirvana. Forza Mel Gibson forza Tame impala forza Rudd. Australia rules. 13/14

 Wilco

Wilco

Iba con pocas expectativas, las escuchas previas en el spoty me aburrieron como una ostra.

Eso sí, que lo bueno también hay que decirlo, batería de altos vuelos, tirando al virtuosismo. Combo notable en multicapas y pluritexturas de experimentación filosonicyouthista con vetas country.

Excepto los momentos en que 6 cuerdas del pelo corto y batera se vuelven locos por instantes y canciones hablamos de música monótonoaburrida ideal para irse a sobar.

De ésas bandas algo sobrevaloradas. 12/14

MSP

Manic street preachers 9/14

Curioso anglopop de buena calidá de batera con guantes a lo Gosling en Drive pero servidor ya estaba pensando en gozar con

Dinosaur junior (portada)

Dinosaur junior

Reseñando sobre J Mascis podemos hablar de un jodido genio, los SOLOS de la Fender a la altura de Cobain o Hendrix son de puto museo. Guitarrazos rompecinturas a lo Romàrio (a Alkorta) que descarrilan en conciertacos de aúpa, supramemorables.

Los 80 le pueden seguir comiendo la polla desde el culo a los 90, y punto. Ahora entiendo también/más aún porque me gustan tanto Monte del oso, Nirvana o Alborotador gomasio. 14/14

Savages

Entregàs y recomendables estas mozas oiga. 12/14

 

Kings of leon

Siguiendo con los #parecidosrazonables tienen un batería casi clavao a Ujfalusi. No están nada mal, va a ser que esta gente toca de puta madre, tocando refrescar y estrenar escuchas. Caleb Folowill atesora un vozarrón cojonudo que junto a líneas de bajo exquisitas y guitarrazos varios en lo que no andan pochos los de Tennessee completan un gran conjunto de músicos. 13/14

Foster the people

Foster the people

O el club de los sagrados corazones. Cañonazos filochentudos a doble percusión parapetada en teclados glam forzudos. Su voz principal también cuenta con un chorrazo vocal filofeminizante a lo Whitney Houston.

Chics, glams, con flow elegantérrimo, podrían valer perfectamente en alguna ráfaga como banda sonora de la próxima peli de Winding Refn. 12/14

Moderat

Moderat

Electrobunkerización germanoberlinesa eficazgeometrizante. Una jodida (declaración de) guerra inditrónica dura, un (think) tank de otras melomanías. Para una sesión bien cañera de Siglo 21 (Radio 3) van como culo al calzoncillo (o braga). 12/14

Del Mad cool al cielo

Con el Día de la música indi lamentablemente extinto y el Dcode convertido en una auténtica pachanga supraedulcorada (a una sola jornada no se le puede llamar festival, si acaso ciclo de conciertos [por cierto, hay que importar las buenas ideas: l@s residentes en la comunidad autónoma valenciana tienen d€$cuentos en los festis por el mero hecho de dicha residencia/poblacionalidad, ¿a qué esperamos en Los madriles?) desde que pasó a ser un monoevento de una sola fecha, el Mad cool (more international mode on) se alza ya victorioso desde su atalaya como el mejor festi estival de la capital entrando en el circuito de la élite sonora junto a cremosidades como el FIB, el Arenal o el BBK. Esto es así.
Todavía ayer al ir y venir del voluntariado mis retroefervescencias y reminiscencias literatomelómanas estaban a flor de piel y pasión. Montañicas de césped artificial enrrolladas, algún que otro contenedor gigante aún por retirar, (las avenidas de) las palmeras.. El madrileñismo sónico vuelve a estar de enhorabuena, California tiene el Coachella, sin embargo desde el melohumanismo podemos presumir gozosa y cremosonamente de nuestro ya eterno Mad cool.

Galaicadas

[En mis oídos la melomanía, again, en mi corazón y por los 4 costados, hasta las cachas Calveliña, again, forever]

Morir haciendo tu trabajo no puede por menos que ser honradérrimo, memorable y supraplausible, así que por cierto PEDRO, acróbata, artista, ésta edición y ésta literatomelómana crónica van por tì.

 

*Siendo 14 la ejecución o sentimiento más favorable

Texto y Movilgrafía Pablo De Serna


[Los Punsetes] Santo pedal, bendita distorsión

not_228509I

La irreverencia shoegaze cañí vuelve a ser adictiva. Aparte de ser unos incontestables maestros del noble arte de la distorsión Los Punsetes siempre han demostrado (y siguen haciéndolo) una actitud impecablemente coherente. En la indiesincrasia sónica de la subversividad hay muy pocos grupos [El columpio asesino siempre me ha convencido y encantado en estas lides], los que lo intentan se estancan en el postureo, los madrileños sencillamente lo llevan en su ADN.

Cuando uno de tus grupos tótem vuelve a dar en el clavo es difícil no caer en la pasión, la defensa y cierta subjetividad. A veces lo bueno se hace esperar, y lo mejor más aún. A falta de un bienvenido sorpresón de Los planetas estamos quiza ante el mejor disco del año, un álbum ya de culto. Como bien apunta su sello “tienen un don para soltar himnos generacionales, canciones que se quedan en tu memoria dejándote una sonrisa sarcástica inmune cantándole a la inteligencia humana, a la sensibilidad y a la osadía”. Una montaña es una montaña había dejado el listón bien alto, pero si alguien podía dar un derrape más y volver a acertar eran ellos. Chema, su batería, en una entrevista para Mondo sonoro, nos da alguna pista, “hemos trabajado con más tipos de guitarra y amplis. Queríamos un sonido más áspero”.

Cuidadísimo, sin fisuras, de sonido compacto y estudiadamente canallesco en todas las partes que se prestan a ello. A mil jodidas millas del aburrimiento y la mediocridad “con un vendaval de hits por montera” (Miguel Díaz Herrero) en apenas 37 minutos la alineación titularísima de los 11 temazos (no hay uno pocho) completa un LP IV (2014) sublime y gozoso que no puedes dejar de escuchar tirando peligrosamente al bucle infinito. El primer triunvirato sonoro es orgiástico: Amanece más temprano es un ariete más que engrasado, otra declaración de intenciones que se irá desgranando hasta la traca final. Le sigue la dupla más contundente: Bonzo y Me gusta que me pegues, que son sencillamente desde la primera escucha otros 2 himnos para engrosar el brillante repertorio punsetero (cancionzacas que adelantaron y que algunos tuvimos el privilegio de paladear en su magno bolo en El sol el pasado enero). El videoclip de la segunda es otra maravilla de un tema que en palabras de su frontwoman Ariadna “es una broma privada abierta a lo que cada uno quiera interpretar”. Su ruidismo, sus letras y sus energías te atrapan y te dan ganas de dejarte llevar y liarla parda.

Arsenal de excusas es otra joya de lírica exquisita, punzante y ácida ideal para dedicársela a algún/alguna ex y para petarla sobre las tablas. Siguiendo la estela de la anterior Falso documental y Tan lejos, tan cerca también profundizan en la temática de las relaciones sentimentointerpersonales con una visión finísima que sólo el universo de la banda nos puede brindar. Museo de historia natural y Los últimos días de Sodoma (ciclópea, épica, ejemplo de todas las virtudes e ingredientes de la formación y que también adelantaron en El sol) mantienen el nivel con un mensaje y un poso que aderezado de nuevo por su tino entre “ruido” (noise caviar beluga) y melodía nos siguen teniendo enganchados a la espera de próximas sorpresas.

Opinión de mierda merece un párrafo a parte. Ellos reconocen que “va un poco contra el todólogo universal, insoportable”. Una cancionzaca gloriosa que me recuerda la cotidianeidad de los mass media, desenmascarapaletines y demás periodisticuchos tertulianos sin titulación y con menos vergüenza. El grupazo capitalino vuelve a humillar sin pasteleos a una parte de la España profunda mediante una letra sencilla pero a degüello, sin sentimentalismos y brutalmente eficaz. Una guillotina moral necesaria y divertidísima. La pseudobalada punki Vaya suerte que tengo es un misterioso interregno de fases mágicas que vuelve a clavar su historia y su forma de contarla, bisagra y antesala para la irreversible y atractivísima salvajada siguiente/final.

Todo lo anterior no ha podido ser mejor recibido. Los que les seguimos desde hace al menos un par de años [que pena no haberlos descubierto antes] hemos quedado más que saciados, sólo ellos podían seguir superándose y así lo han hecho con nuestras expectativas. Pero aún queda un pelotazo bestial, un corte antológico que se alzará como una de las mejores canciones de todo éste mítico año melomaníaco. La pieza final: como A mil años luz en 2011 y El malestar continúa (2013) Nit d l’Albà se desmarca como la tonada más energética, vigorosa y descarriladamente bella de todo el curso musical, un hitazo himnotemazo instantáneo tan lapidario y eterno que lo mejor es dejarse conquistar sin oposición y gozarlo como uno de los mejores orgamos melómanos de toda una generación y una época alternativizante inmortal (otra más).

La polémica está ahí para el que la quiera, quién se pica ajos come. El quinteto lo tiene claro, “hay mucha gente dispuesta a sentirse ofendida con cualquier cosa”, y Chema va legítimamente más allá, “las sandeces son insondables [,] no conocen límites”. Ellos, la masterización de Fred Kevorkian, la mezcla de Brian Hernández y la producción de Pablo Díaz-Reixa (El Guincho) han remado para acabar en el mismo sitio: un discazo mayúsculo capital repleto de perlas más que tentador que consolida aún más al grupo facturado para recrearse en el directo y congratularte con cada reproducción.


[Los Punsetes 17 enero 2014] Distorsiones 7 estrellas

Imagen

En una noche de viernes más que plomiza [acertado patrocinio galaicocervezil pues] la sala dónde se grabó el videoclip del mítico Himno generacional planetero aguardaba con dulce tensión al irreverente quinteto capitalino, que siempre ofrece subversividad y actitud para gloria de sus seguidores y que no deja indiferente al resto.

Se hicieron de rogar unos 10 minutos. Desde las primeras escenas nos invitaron al abrazo de su energético aparataje audiovisual filoplanetense empezando con un tema nuevo, Bonzo, que GUSTÓ y promete una continuidad identitaria y sonora para un cuarto disco que seguro no defraudará.

Tirando de pedales a tuti plen las cuidadas alteraciones guitarreras de Fondo de armario dieron paso a Alférez provisional, uno de esos temazos que no te cansas de paladear y que resume todas las virtudes de la banda. Fue entonces cuando Gonzalo, su bajista y más cañí componente de la alineación punsetera (esta vez con un estudiado y bien traído toque dandi) se marcó sus primeras maniobrabilidades grunge.

Tras 155 vendría el triplete Mis amigos, Tráfico de órganos de iglesia y Los cervatillos.

A continuación se volvieron a mostrar sólidos con Pinta de tarao continuando con Un corte limpio. Los coros más fieles y generalizados comenzarían con Dinero, cantada por gran parte de los presentes desde el principio.

Imagen

Estilo predecería a otro nuevo corte, Me gusta que me pegues, que enlazaría con la imperial, condensatoria y apoteósica John CAGE, trabajada con una intensa difuminación guitarril brutal insobornable con respecto al trabajo de estudio/disco.

Luego llegó el momento de otra flamante y recién horneada canción, Sodoma, con un alargue distorsionante premium con homenaje nirvanero bajístico para completar el pack (más adelante asistiríamos a otra reseñable maniobrabilidad del bueno de Anntona). Seguirían la estela 2 pistas “montañeras” más, Paraíso y Untitled.

Imagen

Imagen

La atmósfera legítima y acertadamente antisistema tocaría techo con Dos policías, con los más atrincherados fans entregados desde el minuto cero para enlazar con Maricas, con un aliño final rematado por las cremosidades Fender a pleno rendimiento.

Malas tierras serviría de gloriosa apertura para Tus amigos, muy bien condimentada por las imágenes de anime japo que salpicaban tras Chema, el ducho batería punsetil.

Imagen

“Muchas gracias y buenas noches” espetó Ari tras implementar con maestría Viaje a Egipto y Cien metros para el cementerio a modo de metafórico y naturalista último coleteo en su primera despedida, pero aún quedaban 2 más. No se movió nadie hasta verles aparecer de nuevo para concluir con la dupla Los tecnócratas y Flora y fauna.

Acogedor y agradable realismo sucio sonoro. Uno de los grupos más insubordinados y coherentemente actitudinales del panorama sónico alternativo madrileñil junto a Los gomasio.

Del vestuario de la frontwoman podemos decir que se presentó como una princesa astronáutica metalizada neofuturista con calzado militronchante, impertérrita hasta ante los problemas técnicos que sólo osó mover su mano izquierda y lanzar una furtiva mirada hacia su juguetito teclado-calculadora.

Imagen

Torsiones sonoras clase supra, una formación en la Champions del pedaleo sonicocósmico con fragmentos de psicodelia salvajes y lúcidos a la altura de los más grandes en la materia. Profesionales de la música enfocados a lo más importante del directo: ofrecer un buen bolo alejándose de las secundariedades concentrados en lo que importa: las canciones.

Guitarreos magistrales, trazas planeteras (admiración e influencia mediante), letras ácidas, lapidarias, incisivas y directas. Y la voz de Ariadna, extraña y oníricamente adictiva.

Una función que me deja aún más polimusicómano.

Fotografías: Pedro BAO

http://www.flickr.com/photos/cordreum/sets/72157639916566354/


[Lori MEYERS sábado 21 diciembre La riviera] Deja huella, SIEMPRE la deja

 

78956_description_lori

 

9-1

[A Pájaro Jack no tuve la suerte de verlos. Ya había escuchado algunas de sus canciones en su día y les tengo pendientes en mi folio de bandas que escuchar (más) a fondo que cuelga de la misma pared de mi habitación en la que hay también una foto de Sidonie, mi queridísimo póster del líder de Nirvana y un set list gomasiano manuscrito de primera mano que siempre conservaré con cariño].

Después de una merecida siestaca empezar la tardenoche paladeando Jack DANIEL´S y whisky añejo premium de malta destilado en 1988 y embotellado hace más de una década hablando de música (de Los gomasio entre otros) con tu mejor amigo del rollo se me antoja un buen previo para encarar un bolo de Los lori.
El directo de los de Loja nunca decepciona. Se dejan todo en el escenario y no negocian el esfuerzo. No queda otra por tanto que dejarse llevar por su ondeante atmósfera y aplaudirles y vitorearles como se merece un grupo que se lo ha currado para estar por derecho propio en la órbita de la élite musical alternativa española.

Empezaron con Intromisión y desde el minuto 1 las guitarras y la escenografía irían tridimensionalizando el acogedor universo MEYERS con momentos de éxtasis (y con otros de tempos más bajos).

El primer enlace daría paso a su contundente y cremoso hit Planilandia.
A partir de ahí irían alternando cortes de todo su amplio y exquisito repertorio desde su primer y mejor disco (Viaje de estudios) hasta sus trabajos de evolución y cambio (Cronolánea y Cuando el destino nos alcance).

De esta manera irían sonando Corazón elocuente, Dilema, Tengo un plan, Zen, Impronta, Castillo de naipes, Una señal y Luces de neón. Una montaña rusa sónica de sensaciones y registros que demostraron la maestría melódica de los granaínos.

6

La siguiente batería de temas empezaría con el relevo de Alejandro MÉNDEZ para encarar Explícame (en ese momento Noni, delegando las funciones de frontman echaba mano de nuevo a su cerveza de envase verde). La canción de El destino engarzaría con Tokio ya no nos quiere, para mí el mejor y más álgido momento de la noche, surfeantemente psicodélico y distorsionante (alargando su final con excelencia como en anteriores conciertos he podido saborear) a falta de mi añorada Viaje de estudios y/o su gloriosa demo incluida en su EP Ya lo sabes.

La cadena seguiría su curso con El tiempo pasará, De los nervios, Huracán, De superhéroes, Alta fidelidad y Emborracharme (dónde volvió a brillar el momento brindis como en el jugoso Día de la música del pasado junio).

12-1

Antes de la traca final llegarían los instantes intimistas de bajona lírica con Despedirse (con Anni B. SWEET) y Deshielo (2 temas que podrían haber sido sustituidos por otros y que veo más propios para un acústico [más en familia]).

Tras la tregua bizcochil haría su aparición el bloque final con Luciérnagas y mariposas, A-sinte-odio y Religión (todavía muy bien traída dadas las circunstancias), seguidas de dos momentos de subidón con ¿Aha han vuelto? y Mi realidad (bien ampliada sin ninguna prisa) para cerrar como guinda de comodidad y comunión con el respetable

con su “viejuna” La caza, presentada como villancico para coronar otra noche mágica y grande de buena música y buen rollo.
Otra noche sabiéndose líderes. Más de 2 horacas de concierto que volvieron a permitir a los andaluces escribir con letras de oro su nombre en el cielo de Madrid, una ciudad a la que siempre serán bienvenidos y que siempre da cobijo a los buenos músicos como ellos.
Acabar el evento hablando con el mismísimo Florent (la otra mitad de la bicefalia planetera) fue un remate perfecto para cerrar el círculo de una jornada con fragmentos de alternatividad difíciles de pasar por alto, como el look tejano de Alfredo NÚÑEZ, el batera.

 

Fotografías: Elena ROSILLO


[Miss caffeína] Energías fronterizantes

Miss_Caffeina-De_Polvo_Y_Flores-Frontal

Arquitectura pop, espíritu indie.

Los puristas pueden caer en demonizar a cualquier banda que siquiera coquetee con el mainstream. No es ni de lejos la formación de mi vida pero me caen bien (un par de videoentrevistas me bastaron) y me apetece teclear (y luego pasarlo al cuaderno correspondiente) sobre su último disco. No se cortan con las letras y ese es otro punto a su favor. Siguen en mi mítico y sacralizado ipod, en el móvil y en el pc [y además siempre me recordarán a cierta chica motivante, de esas que te alegran el día (o la noche) con sólo una mirada y una sonrisa] y como cada música sirve para una cosa a mí por ejemplo me mola escucharlos cuando salgo a correr: sus subidones rítmicos están diseñados con calidad y sin engañar a nadie.

Transparente, desenmascarado, exponencial. Poperismo noise suave, mini ecos bubblegum. Mensaje aceptante positivizante, brillo, pegada. Etiquetas y cuadraturas que se me ocurren tocando en corto y de primeras para corroborar su ADN pegadizo (, ) que crece de cara (,) sin prejuicios. Estilosas fórmulas eficaces y eficientes que se expanden sin dificultad.

Sencilla, dulce y hábil la voz de Alberto JIMÉNEZ engarza perfectamente a la iniciativa del grupo. Enrolla su look y postureo en vivo que me retrotrae al Ramoncín indiscutiblemente subversivo del rombo.

Con De polvo y flores (2013) Miss caffeína dan otro paso al frente. En su segundo largo se nota una “evolución hacia un sonido de evocaciones más electrónicas que en sus pasos previos” con fases de “auténticas descargas” (MARTÍN-CONSUEGRA, Mondo sonoro).

“Me gusta el arranque con Tormento, misterioso y tranquilo, incluso con alguna concesión a sonidos tradicionales [sureños]. No tiene nada que ver con el resto del álbum pero crea una atmósfera neblinosa muy atractiva que se rompe de manera efectiva e inteligente con la frenética Disfraces: aires juveniles con regusto a britpop”. Una propuesta luminosa, vitalista y entretenida.  Sencillez bien traída y presentada (The lost dreamer, bsides.es).

Gran y valiente intro que reimplementa muy bien toda la ESTÉTICA (de sus directos). Aún recuerdo en el concierto de la Joy como le comenté a un gran amigo del rollo que salvando TODAS las distancias era a ellos como a Jota y su constelación ese temazo desgarrador de La leyenda: El canto del bute.

Tirando muy bien de contundentes guitarreos en Hielo T. Innegablemente energética, logrado power pop.
Cañera y con un chistoso momento de sabor mejicano: Gigantes.
Gran lírica y toque emo para Luciérnaga.

Afiladas guitarras. Se alza como botón y esencia de todas las virtudes del quinteto MM. Desnuda, rotunda, rematada con maestría.

In crescenteando líricamente con Venimos.

Selectos tempos y pausas para No mienten. Buen acompañamiento bateril y buena alternancia de intensidades.

Me cuadra como van subiendo todas las texturas de San Francisco.

Ecos épicos, estribillo golpeante, suspensión y fuerza bien combinadas: Modo avión.

(En su especificidad) de notable no baja.

A mí la que más me sigue llegando, el himno cafeínico por excelencia es con la primera que los descubrí: Capitán.


[Lori Meyers] Si duele es porque importa y si IMPORTA es porque merece ser recordado

Imagen

Improntantes, volviendo a dejar huella. El arte ha surgido en la derrota. No hubo quinto malo. La semana en el  motor de un bus de los de Loja.

Impronta (2013) representa la MADUREZ y la temática de la inmensa mayoría de las canciones del planeta: el amor/desamor, 2 caras de la misma moneda que tienen el poder de girar caprichosas para caer del lado más imprevisible. Suena encumbrado y atmosférico con bastante movimiento en casi la totalidad de los cortes pese a su asunto.

Original título, cremosos guitarreos y buen continuismo en la voz de Noni desde Cronolánea (indie pop pata negra) y El destino (el más rupturista y movido/bailable). Pero sin ninguna pretensión purista fundamentalista hasta que demuestren lo contrario me quedo con su mejor trabajo, su ópera prima tatuada a fuego en la banda sonora de mi vida y que no dudo reivindicar cada vez que se tercia: Viaje de estudios (homónimo himno generacional).

“Miran hacia atrás para dar un paso adelante”. La experiencia es un grado, ir acumulando cultura musical y tirando del fructífero ensayo y error acaba dando un empaque dificilísimo de conseguir en los inicios. El disco crece rotundamente con las escuchas y se presenta muy completito, “hay vaivenes festivaleros de intensidades, ecos de Los planetas [y] alucinantes efluvios de sintetizadores” (E. TÉBAR, Mondo sonoro).

“Un álbum íntimo, reposado en el que los granadinos hacen balance en clave sentimental de su intensísima última década, reflexionando sobre las cosas que más les han afectado en el camino [,] donde el amor y el desamor son los protagonistas” (Pablo ORTEGA, Esquire).

Lori MEYERS, los mejores discípulos de Los planetas independizados y consolidados desde hace ya algunos añitos. Pese a ciertos reparos iniciales por su cambio en 2010 siempre me han gustado y creo que no me defraudarán. Tienen intacta y cada vez más reforzada su capacidad de reiventarse, arriesgarse… y seguir sumando victorias y reconocimiento.

Noni se sincera y se abre sin censuras: “hay un punto de inflexión en el hecho de mirar atrás. Hemos aprendido mucho en este tiempo y han pasado muchas cosas que te dejan huella: se va gente, viene otra nueva, te enamoras, te desenamoras… Ésa es la base, las relaciones que hemos vivido, todos esos sentimientos [/momentos] y personas QUE TE HAN MARCADO. Hemos querido recoger una serie de experiencias”.

La montaña rusa emocional que provoca el fin de toda relación sentimental importante son las raíces y el árbol entero sobre el que componen y se sueltan esta vez los granaínos. Hay momentos para el recuerdo pero también para el canallismo, el tomárselo a risa, el arrepentimiento y finalmente (en el más sano y deseable de los casos) el continuo aceptación –> interiorización –> superación.

Las relaciones son películas que acaban incluyendo tomas falsas, la PERFECCIÓN del guión no es invencible a las salvajes y brutales olas de la acción y de los personajes. Para los Lori la secuencia es la siguiente:

Planilandia [“Me cuesta borrar esa alegría que nos unía y nos hacía MEJORar”]

Desde los primeros sonidos se presenta como el temazo del disco, sino desde luego el más potente, la pista más veloz, adhesiva y con mucho pulso desde la innegable nostalgia de los mejores días. Teniendo en cuenta sobre todo sus primeros y adictivos acordes “el álbum arranca con un guiño al sonido [noventero], a los Lagartija Nick de Nuevo Harlem” (TÉBAR).

El tiempo pasará [“Y nunca olvidaré las cosas que decíamos que íbamos a hacer. El consejo que aprendí de lo que iba a hacer [es] que las cosas triplicadas se me iban a volver”]

Y las heridas curarán, o eso deberían hacer. Ritmo, fluctuaciones envolventes.

Huracán [“Busca un lugar donde estés mejor”]

Enérgica. Perfecta para recrearse y dejarse llevar con los cascos debido a su circundante juego acústico inicial.

Impronta [“Deja huella, siempre la deja”]

La clave de todo, la madre del cordero, la guinda del pastel. Quizá no sea la que más venda pero es indiscutible que se torna cual piedra rosetta para entender el resto de canciones. Su letra y su cadencia es suficiente para comprender la historia una y mil millones de veces repetida del final de los romances.

Emborracharme [“Caer rendido y levantarme”]

Juguetona, sube desde el principio. Verdades como puños personalísimas subjetivizantes a la vez naturalmente extrapolables a todos y cada uno de los mortales que han probado del amargo plato de la pérdida de la persona por la que eras capaz de todo y que te hacía sentir el puto y jodido amo del cotarro.

Deshielo [“Cómo decir que aún hay MÁS, que TE QUIERO y ser sincero”]

La bajona no perdona. Primer quiebro interior exterior y toma de conciencia obligada que muy fácilmente puede acabar en las estaciones de la penitencia y la (auto)amargura.

Una señal [“Siento que el destino me alcanzó”]

Pasaje colorizante, tridimensional, de lo mejorcito del disco. Sueños de esperanza, momentos de lucidez.

Tengo un plan [“Trasciende sólo el sentimiento de emoción y deja en segundo plano la moderación”]

O debería tenerlo si opto por la reconquista y blasfemar contra eso de que las segundas partes nunca fueron buenas. Si salgo a la arena no es para hacer el ridículo, intentarlo es lo mínimo, no conseguirlo es una posibilidad que hay que estar dispuesto a asumir. No hay gloria sin riesgo y el amor no es una excepción.

Zen [“Hasta que vea el horizonte dejando atrás la piel del bisonte”]

El cacao mental sigue como pez en el agua surfeando a sus anchas por el océano de las dudas, los claros de luz momentáneos al final del túnel y las ralladas máximas.

A-sinte-odio [“Esperar el momento para acercarme”]

Estrategias, tácticas, estratagemas, trucos… rabia pura, cruda y dura. Los trastos a la cabeza y pelea cual niños pequeños del Y TÚ MÁS.

¿Poner a prueba todo el arsenal de recursos para restablecer el imperio dual, el orden máximo parejil? ¿Si no lo intento ahora el riesgo de congelación y fracaso total absoluto es inminente no?

De los nervios [“A veces consigues que arda en el infierno y en otras eres capaz de que acaricie el cielo”]

¡Hay que joderse, está más buen@ que antes! Soy la persona más gilipollas del universo por haberlo echado a perder: verdad verdadera. Prefiero el infierno con ELLA que el cielo solo que reflexionaría el poeta. Quiero retornar si hace falta al magnetismo de la locura, no soporto estas 4 paredes que cada vez se me echan más encima.

Me encantan las texturas sónicas de ráfagas en el estribillo. Pegadiza, cósmica.

Despedirse [“Convertirse después de resetearse sin DOLOR”]

No ha podido rodarse la segunda parte. No ha salido bien, podía pasar y lo sabes. ¿Qué esperabas? Y si ha salido bien es POSIBLE que el juego de cesiones y rebajas esté servido. INTIMISMO directo a la fibra al estilo de los versos del maestro Antonio VEGA. ¿Ser un perfectísimo robot sin emociones y por tanto inmune al pesar o aceptar todas las caras del prisma amoroso?
Hay que saber cerrar ciclos. Una herida sin cerrar siempre es más vulnerable que una cicatriz. Si no hay derecho de réplica quédate con lo bueno. Hay que ver cómo complicamos lo que debería y tendría que ser más sencillo que el mecanismo de un botijo.

Volviendo a tirar de sintes y profundizando constantemente en la experimentación de nuevas capas y estructuras. Se vuelven a tirar a la piscina y la sorpresa vuelve a ser grata.

No inventan la pólvora ni falta que les hace. No engañan a nadie y ahora les apetece/toca esta etapa y punto.

Un trabajo sólido y consistente para un grupo afincado y acomodado con toda la legitimidad desde hace un rato largo en el núcleo duro del indie de aquí.
Un discazo con una fuerza que se va apreciando tras cada paladeo.

Currado y merecido sobresaliente
♠♠♠