Archivo de la etiqueta: Capitalismo

[Jota] `El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas´

J y Banin

La guitarra española se inventa en Andalucìa, a partir de ahí la música popular experimenta un cambio drástico. El rock mantiene la afinación que se estableció para el flamenco. El rock es un palo flamenco. El público cree que es pop pero son canciones [d]e la cultura andaluza de siglos. La diferencia entre el flamenco y las músicas populares europeas está en un acorde. La leyenda del espacio eran emociones demasiado profundas, eso no es popular en este periodo, la gente no tiene tiempo para investigar. La idea posesiva del amor es una imposición del sistema. Crowley es uno de los mayores poetas de la historia. El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas. El modelo capitalista está dando sus últimos coletazos con Trump, Le Pen y Rajoy, ejemplos de cómo el sistema intenta mantenerse a la desesperada. Es como la caída del imperio romano: Donald Trump [Donaldo El trampas] es el Nerón de nuestro tiempo, el que va a incendiar Roma. El indie fué la única cultura de resistencia en los 90, un movimiento que se organiza fuera del círculo d[e] las multis, es como una zona temporalmente autónoma, en cuanto el poder detecta su existencia la absorbe. España es el único país del mundo en que el indie se ha consolidado, en el resto de países la escena alternativa sigue siendo marginal mientras que aquí ha ocupado el espacio del mainstream. El trap es contracultura viv[a]. El hip hop es rock pero el rock tiene que evolucionar con el cambio tecnológico, que es como nació, de la mano de vinilo, guitarra eléctrica y ampli, de lo contrario se convertirá en música muerta, como el jazz

Juan Ramón R`guez Cervilla (Los planetas, Grupo de expertos solynieve) en Mondosonoro


[Bloc party] Emociones sintetizadas

Silent alarm

“La música es un refugio, detalles, cimientos de recuerdos” (Ricardo León, McEnroe). De la etapa en que empecé a preconfigurar mi melomanía a base de buena música, sí, ésa que huye del pasteleo, la vomitiva repetitividad, la radiofórmula mainstream y la prefabricación microondil estos meses me he acordado y tenía de gustosa tarea pendiente teclear acerca del magno y delicado Silent alarm. Desde la contundencia primigenia de la primera pista sabes que hay muchas papeletas para que se expanda un gran álbum. Pasajes emos, guitarras potentes, teclados sólidos; hits incontestables desde la primera embestida [Like eating glass, Helicopter (there’s a time and there’s a place. Are you hoping for a miracle?), This modern love, The pioneers (If it can be broke it can be fixed)] y también momentos de pausa, elegancia y delicadeza sublimes como Blue light o She’s hearing voices (she is yesterday’s news).

Disco “lleno de vetas brillantes” (Jorge Navarro) multicapas plurilectura. Ojito a las cremosidades bonus tracks, la perla filopetapistas Little thoughts y la forzuda crecida conjuntada de 2 more yearsKelechukwu Rowland Okereke y los suyos parieron un trabajo impecable que se inscrusta por pleno derecho en la mejor tradición angloindie, esta vez con filias electrorock desde la capital inglesa.

Además de melódicamente maravilloso a nivel lírico estrofas, estribillos y titulares no están nada mal [Price of gasoline (I can tell you how this ends), So here we are (I can see it again), Luno (I’m trying to tell you everything), Plans (make your peace. It’s happening without you. So kiss me before)]. Amor, ráfagas de recuerdos y hasta cremosonas proclamas y pullitas antisistema/anticapitalistas.