Archivo de la categoría: Discos Graná

[Jota] `El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas´

J y Banin

La guitarra española se inventa en Andalucìa, a partir de ahí la música popular experimenta un cambio drástico. El rock mantiene la afinación que se estableció para el flamenco. El rock es un palo flamenco. El público cree que es pop pero son canciones [d]e la cultura andaluza de siglos. La diferencia entre el flamenco y las músicas populares europeas está en un acorde. La leyenda del espacio eran emociones demasiado profundas, eso no es popular en este periodo, la gente no tiene tiempo para investigar. La idea posesiva del amor es una imposición del sistema. Crowley es uno de los mayores poetas de la historia. El capitalismo está acabado, lo hemos hundido con los 8 discos anteriores de Los planetas. El modelo capitalista está dando sus últimos coletazos con Trump, Le Pen y Rajoy, ejemplos de cómo el sistema intenta mantenerse a la desesperada. Es como la caída del imperio romano: Donald Trump [Donaldo El trampas] es el Nerón de nuestro tiempo, el que va a incendiar Roma. El indie fué la única cultura de resistencia en los 90, un movimiento que se organiza fuera del círculo d[e] las multis, es como una zona temporalmente autónoma, en cuanto el poder detecta su existencia la absorbe. España es el único país del mundo en que el indie se ha consolidado, en el resto de países la escena alternativa sigue siendo marginal mientras que aquí ha ocupado el espacio del mainstream. El trap es contracultura viv[a]. El hip hop es rock pero el rock tiene que evolucionar con el cambio tecnológico, que es como nació, de la mano de vinilo, guitarra eléctrica y ampli, de lo contrario se convertirá en música muerta, como el jazz

Juan Ramón R`guez Cervilla (Los planetas, Grupo de expertos solynieve) en Mondosonoro


Editoriales Mondo sonoro abril 2015, febrero y mayo 2016

planetas

Culpen si quieren a mi sensibilidad pero cuando una obra maestra aparece en cualquier rincón y uno tiene la oportunidad de escucharla con la tranquilidad y atención necesarias la emoción vuelve a florecer y retoma el buen camino. Al final lo que importa y cuenta es que continúe habiendo discos fantásticos que nos cuenten de qué va esta historia de la vida.

Glastonbury Festival 2015 - Day 1

Entendiendo autenticidad por seguir con firmeza las directrices de su rock duro, áspero y robusto [Kilmister]. Bowie optó por adaptarse a los tiempos sin traicionarse jamás a si mismo.

dave

No son la octava maravilla del mundo pero es un proyecto honesto de un[os] tipos que se lo pasan en grande componiendo juntos.


[El estado] Graná, otra vez, siempre

El estado

Otro grupo pop granaíno, sí, ¿algún problema? Ninguno, y menos si el míticoplanetense y siempre biencolaboracionista Eric Jiménez implementa su arte y danzas percusioniles.

Casi 20 minutos de ración epera a través de 5 cortes de voz personalista, sonoridades y envolvencias más que apañaícas, guitarras bien sostenidas y sintes por momentos crujientes, interesantes, profuzz, y si no deteneros en Vuelo final y El mejor o los desarrollos postrimeros bien empacados de Estado de conciencia.


[Los planetas] El retorno del rey

Dobles fatigas

El arte alimenta el alma y estas 4 jugosísimas porciones vuelven a cumplir dicho cometido. Para los que llevamos más de una década escuchándolos y admirándolos y aunque sean 17 minutos y pico de pequeña dosis epera a modo de aperitivo planetófilo sacia casi como el menú completo de un largo. Tras cremosones proyectos paralelos y un lustro después Los planetas, el más grande e influyente grupo de la historia de la música en castellano ha vuelto a las tablas. Como leí cierta vez a un artista flamenco «el purismo es para nazis». Pues eso, el filtro planetario al folclor andaluz más arraigado no hace más que enriquecerlo y magnanimizarlo. J y los suyos siempre aportan cositas buenas encaren el género que encaren. La inmortal banda granaína transmite sentimientos tan grandes como ser del Atleti, esferas y órbitas casi inexplicables, ininteligibles, algo que hay que mamar y que no admite vuelta atrás.

A la espera de su próximo disco grande (seguro que muy grande ya sea en la estela de Pop o La leyenda del espacio) y tras más de 2 y de 3 escuchas y destilaciones sirve como manifiesto músicoideológico 100% planetense. Una brújula sonora que nos prepara y guía hacia la próxima obra de los andaluces.

El duendecillo verde. «Tu cara anuncia tu patético final»

Entre los 5 temazos de lo que va de año. La Pesadilla en el parque de atracciones [mi himno generacional por excelencia desde hace añazos] de la segunda década del siglo 21. Ideal para dedicársela a ésos jefes paletines fascistoides responsables de trabajuchos de mierda que más de uno hemos tenido que padecer. También perfecta para petarlo en la ducha, antes de salir de juerga o en un festival/concierto rodeado de buena gente con un gusto musical exquisito.

Motores de combustión. «Sonreías y me sentía en el cielo otra vez»

Sonoridad elefantiásica, solemnidad cósmica filosemanobusera, ráfagas reminiscenciantes de Señora de las alturas. Va experimentando un crescendo metafísico que la va abrigando de una grandeza a la altura de composiciones inmortales como La copa de Europa, La caja del diablo o el tiento leyendoespacial de El canto del bute.

Estadística. «De 100 dificultades que el amor tiene tengo yo superadas 99 y aun así tú no me quieres»

Baladón costumbrista cósmicoflamencoide. Otro ejemplar arsenal de quejíos y lamentos que sólo la voz de J sabe quebrar al fundirse con la maestría de Florent, el acompañamiento imprescindible de Eric, el buen hacer de Banin y las ganas y el talento de Checopolaco.

Heroína (bulerías de El torta). «Por ti puedo escuchar la luna, entender la noche»

Pena penita pena made in Planetas, dándole ésa dignidad, heroicidad y novelería a desgracias propias y ajenas. En la estela cósmicotrascendental de Santos que yo te pinté, Segundo premio o de nuevo El canto del bute. Texturas iniciáticas mágicas, casi irreales. Fragmentos que se resquebrajan como en sus enormes colaboraciones con Enrique Morente. Junto a Motores y Estadística completa el tríptico jondo sentío doblefatiguense que de momento nos calma el ansia e igualmente nos deja con ganas de más.


[Grupo de expertos solynieve] Viva la siesta

Grupo-de-Expertos-Solynieve-Colinas-Bermejas-640x640

“Cada disco vendido me da para un espeto de sardinas, eso es todo por ahora. Higos, almendras, miel y vino dulce. Acaso buscar un bote salvavidas” (Chinarro). Muerte a las prisas y larga vida a la buena música. Desde los amaneceres de su aventura en 2006 el agradabilísimo panandalucismo progranaíno de Grupo de expertos solynieve se mantiene fiel a su estilo de proyecto sin ataduras, pasional y devocionario al máximo con la única pretensión de hacer canciones entre amigos con las que se diviertan ellos primero y luego ya si gusta al resto de la gente perfecto. Y vaya que si gusta. Pildorizado trabajo para esos momentos de desconexión universal tan necesarios y legítimos.

“Se nota a la legua que son 6 amigos capaces de mezclar como quien no quiere la cosa [aires] de rock californiano con vibrantes y vitalistas esencias locales” (J. C. Peña). Sus ritmos te mecen dulcificantes. Un sencillo más que completito, maestro, abanderado por la adherente e himnaria Fandango de la libertad que no olvida tocar otros palos, ráfagas rancheras para Año nuevo y exquisitos alargues a lo Doors en Sahariana.

Según sus propios creadores es un “alegato meridional que busca unir el Mediterráneo con California en una amalgama que funde flamenco, country, folk, rock y aromas del sur. Encuentros repentinos breves de gran intensidad de los que van surgiendo nuestras canciones”. Y continúan certeros, “en un EP a veces cabe mucho más que en un LP. Además de 2 palabras cuyas sonoridades nos encantan y evocan nuestro sonido y discurso Colinas Bermejas es un lugar en Granada que sirve como metáfora. Necesitamos nacer en Granada en nuestras 2 o 3 siguientes vidas para tocar lo que tocamos”.

Aquí no hay que buscarle 3 pies al gato. Dejar el móvil lejos, olvidaros de los internetes y redes sociales varias, darle al play y gozarlo. Otro tesoro de ésas bellas tierras lorquianas y sentidas. J, Manu Ferrón y los suyos siguen consolidándose como expertos del arte de coger la guitarra, boli, papel y dejarse llevar. Enhorabuena, gracias y larga vida a las buenas, sanas y necesarias costumbres.


[Napoleón solo] Claroscuros bonapartistas

Ns portada

«Si intentas hacer un disco para llegar a algún sitio en concreto esa idea te mata, se vuelve en tu contra y terminas en el lado contrario de dónde querías. Sólo la idea de convertir a[l grupo] en algo fácil o digerible nos hubiera llevado directamente al traste» (Neuman).

Alonso, José y el resto de Napoleones se/te sacuden con decisión y sin fisuras por terrenos angulosos y de fragilidad nocturna. Dan un volantazo a su primigenio estilo pop radiante enfilando una aventura conceptual incardinada a través de un ser/ente puramente inventado. «Queríamos hacer un homenaje [a]l revés. Poner la inspiración en boca de un señor que no conocimos. Un [tributo] paranormal». Una apuesta valiente, todo un viaje. Ritmos embrionarios, adentrativo, sentío, críptico y reptante por momentos, atmosférico. Una de esas selecciones de temas que van haciéndose grandes. La luminosa Yuliana, Juliana y el conseguidísimo gracejo de Emilia y Pepe nos conceden un “respiro” al detenernos en 2 licencias cancioneras dentro de la trabajada porosidad del álbum.

«Cruzando la diagonal de todo lo que esperabas, dando esquinazo a lo que se considera normal, a 6 grados de desesperación de lo que pudo haber sido, justo en ese punto se alzan» (Marta Terrasa). Esto no es Izal o Dorian que te lo dan bien mascadito, aquí las capas se van desplegando a cada escucha destapando detalles y mostrando selectos pasajes de misticismo y magia. Los granadinos despliegan todo un pluriverso «centelleante». El trabajo «resuena en tu cabeza con un eco especial [,] como si te hubieras enfundado una escafandra. Con coros que dejan polvo de estrellas. Creaciones difíciles de atrapar, sonidos que desarman [produciendo] hormigueo emocional. Caminas sobre territorio virgen, nada está establecido con anterioridad. Las canciones caminan a partir de su idea [, de] su big bang» (Ángel Carmona).

Un tercer largo que deja poso instantáneo destilando romanticismo y exigiendo atención para dejarse envolver sin prejuicios zambulléndose en una propuesta originalísima y exquisita. Provoca ejercitar el músculo de la melomanía al ser todo un ofrecimiento interesantísimo. Su álbum más experimental hasta la fecha, arrojado, un decálogo napoleónico que me reminiscencia a las ráfagas de El canto del bute, tema brutal rompedor protrianero de sus infinitos y eternos paisanos Planetas.


[Lori Meyers] Leyendas desde el origen

Viaje_de_Estudios_Lori_Meyers_Licor_de_Granadas

Un buen puñado de himnos que se tatúan en ti y en la historia desde la primera escucha. Los inicios de los de Loja siguen brillando gloriosos. Marcarse semejantes perlas sónicas desde los albores de sus aventuras musicales no está a la altura de cualquiera. El duende granaíno vuelve a explosionar su magia en colores aún por inventar.

Al igual que las óperas primas de los legendarios Planetas y los icónicos Killers  el álbum abre con un himno: el homónimo corte con el que empieza el viaje a través de melodías exquisitas, lírica cuidada de aforísticos estribillos y muchos compases de guitarreos aderezados de pedaleos y distorsiones sublimes para bordar un tesoro sonoro imprescindible del mejor pop alternativo de aquí y de cualquier sitio.

Hay discos que cambian las cosas, marcan y perduran eternos e irreversibles en melomanías personales y memorias sónicas colectivas, que se graban a fuego en tu cerebro y en tu corazón y que te inician en el incurable veneno de la música. Ésta es una de esas ocasiones, el caso del impecable y selecto debut de los Lori.

Viaje de estudios (2004): la alineación de gala a través de 11 composiciones de indie pop caviar beluga implosiona en sueños hechos realidad. Una delicia melomaníaca proplanetense mítica apta para contextos tan golosos como a todo volumen mientras vuelves de viaje en verano en el coche mientras va atardeciendo, cuando vas a quedar con LA CHICA, antes de jugar una pachanga y/o juerguear o con los cascos tirado a la bartola en tu habitación meciéndote y repaladeando tus mejores recuerdos.

Viaje de estudios. “En un cruce de miradas”

Pesadilla en el parque de atracciones, A mil años luz, El malestar continúa, Smells like teen spirit, Have you ever seen the rain, Hotel California. Hay canciones que hablan y se defienden por sí solas. Noni, Alejandro y Alfredo dieron con la tecla a la primera. Es tan enorme que lo mejor es disfrutarla por cada poro. Lo tiene todo, es una canción perfecta: guitarras siderales, estratosféricas, estribillo inmortal, subidas y cambios cósmicos, ritmo cuajado.

Ya lo sabes. “Sabrás dónde encontrarme”

Inteligente, meditada. Continúan intactas todas las virtudes.

Tokio ya no nos quiere. [también novelón del maestro Ray Loriga] “Hasta que salga el sol”

Amanece en tus oídos. Lo tiene todo para triunfar y aprovecha su dicha desde el primer acorde. Otro himno para la saca. Magistral como te cuenta la historia con flashes y metáforas lumínicas contundentes. Por más que la escuches jamás te aburres de ella. Otra recta final para enmarcar que se va difuminando hacia la gloria.

Dos hombres con sombrero. “Sin ti ninguna parte es azar”

Baladón. Tiempo para la pausa y los días pasados más personales e intransferibles. Ojito a como se va texturizando casi sin que te des cuenta para, de nuevo, cubrirse de victoriosos laureles con sus coreados y coreables na na ná en las postrimerías amén de otros jugueteos guitarriles conquistadores.

Mujer esponja. “Pero así somos los 2”

Carne de Kobe para el modo acústico. Pausas dulces y tempos facturados con delicadeza.

Parapapa. “Puedes decírmelo”

Licencia homenajeante docente a las mejores melodías pop. Finta sónica de campeonato, estructura genuína estribillo-mensaje-estribillo que también te atrapa sin contemplaciones.

De superhéroes. “Lo que quiero [es] estar cerca de ti”

Cabalga con fuerza desde el principio y cuando entran las guitarras (por momentos afiladas hasta el orgasmo) para fundirse con las voces ya estás felizmente atrapado.

Canadá. “Cambiaría de este cuento el final”

Balada fluída, elegante y compacta finiquitada con calidad.

Ham´a´cuckoo. “Sin ruido ni fricción”

Inicio legendario que implosiona imparable. Cancionzaca premium facturada para el éxito inmediato.

Zona errónea. “Ya no pienso huir”

Magnas remembranzas de la pretérita La ranita y el frutero. Otro corte para el bizcochismo bien entendido. Hay que quedarse con lo bueno o al menos transformarlo en bonitas canciones.

¿Dónde están mis maletas? “¿Qué puedes pedir?”

Cierre más que digno. Gourmetizantes guitarreos primigenios a los que pronto se unen con alegría y devoción las baquetas y los bombos. ¿Y ahora qué? Pues volver a darle al play y seguir certificando el mejor disco de Lori Meyers hasta hoy y uno de los mejores de toda la historia del pop independiente de aquí y de dónde haga falta.

//Reedición

Mis neuronas de viaje de estudios

Raíces expansivizadas de éste gigantesco monumento sónico.

El embargo de neuronas menguantes. “Todo era intenso”

Título ingenioso dónde los haya. Acordes, melodía y letra a la altura. No decrece nunca, todo lo contrario. Otro capricho sónico memorable.

El increíble hombre menguante. “Házmelo sentir, por una vez, de nuevo”

Hit, himno gourmet con todos los ingredientes para seguir eterno sosteniéndose como uno de los temas más inmensos del indie pop patrio. Amplis finales atractivísimos, las guitarras derrapan en interregnos tan sublimes que tus oídos no pueden dejar de gozarlo cosa loca.

Johnny cogió su fusil. “Una y otra vez”

Inicio puntiagudo y con gracejo. Otro giro final industrioso y soleado.

Interior exterior. “Y todo aquello surge”

Proveniente de la autoeditada maqueta El viaje de estudios de mis neuronas (2002)  aquí estamos ante otro temazo máximo para seguir engordando el himnario. Una fortuna mayúscula. Estribillo invencible, crecida imparable, ritmo clase supra. Con temas como éste es imposible no engancharse a un grupo. En el ecuador ya te ha enamorado, abducido; con su tramo final se adhiere como una lapa a tus neuronas y no puedes ni quieres dejar de sentirla, identificarte.


[Niños mutantes] “La música alternativa española vive un momento espectacular, está atravesando su momento más próspero y de mayor calidad”

NMutantesTodo1

Mano, parque, paseo, Todo es el momento y Naúfragos, portadas que me parecen buenísimas. Interesante la última “futurista”. ¿Qué nos podéis decir sobre su simbología? Pues es totalmente alegórica del contenido del disco porque en realidad en El Mago de Oz lo que se trata es la importancia de creer en uno mismo para conseguir un objetivo y que trabajando en equipo y unidos se logra prácticamente todo, pese a las brujas y los malos. Cerebro, corazón y león. Inteligencia, sensibilidad y valentía es la receta del bien y del progreso y justo de eso hablamos en las canciones de El futuro, porque creemos en ello.

¿El calor intimista de una sala o la expansividad de un festival? Esto es como si te dan a elegir qué dedo cortarte. Difícil decisión. En una sala es evidente que juegas en casa y que todo el que está allí ha ido a vibrar contigo. Puedes desarrollar mejor el concierto que tu quieres y pararte más en los detalles, pero es innegable que tocar ante 10.000 personas te pone la adrenalina por las nubes y cuando la cosa funciona es muy orgásmico, sinceramente.

6 años subiendo como la espuma. Junto a Las noches de insomnio y Náufragos El futuro completa una triada pletórica que confirma vuestro mejor momento. ¿Cuál es vuestro proceso creativo? Tras Las noches de insomnio nos obligamos involuntariamente a no parar y no ser tan caóticos como quizá éramos en tiempos y discos anteriores. Sentíamos que estábamos enchufados, a Juan Alberto no paraban de venirle temas a la cabeza y en esos seis años hemos debido montar cerca de 60 canciones, muchas de ellas no pasaron de bocetos pero ahí están, en nuestra memoria. Nuestra metodología es la que entendemos que debe ser para cualquier banda, trabajar mucho juntos en el ensayo. Juan trae las canciones casi siempre muy rudimentarias y muchas otras veces ni siquiera eso, surgen tocando en el ensayo. En cualquier caso los cuatro trabajamos profundamente y en comunión cada boceto de Juan Alberto para que acabe siendo una canción mutante. Después decidimos cuáles molan y cuáles no. También hay casos en los que Juan trae toda la canción casi lista, pero de éstas cada vez hay menos. Digamos que era más habitual en los inicios, ahora confía mucho en la inspiración grupal, siempre partiendo de sus ideas.

Me acuerdo de Seattle y Manchester. Los planetas, Lori Meyers, Napoleón solo, Lagartija Nick, 091, Suéter, Grupo de expertos solynieve, Los pilotos, Bisagra, Pájaro Jack, Doroty Perkins… y por supuesto vosotros. En serio ¿qué tiene Graná para seguir dando a luz tanta calidad? Una pregunta recurrente para la que no tenemos respuesta nunca pero sí varias teorías. Nosotros creemos que es connatural a la ciudad. Estamos aquí por imitación de nuestros ídolos que a finales de los 80 y primeros 90 eran 091 y Lagartija Nick, estos a su vez imitaban y eran los hermanos pequeños de grupos como TNT o KGB y flipaban con el punk británico y los movimientos hippie rockeros sevillanos de los 70 con grupos como Smash o Triana. Las nuevas bandas en cierta forma se han criado con éstos y con los grupos de nuestra generación (nosotros o Planetas) y como es normal también quieren tener una banda. Es un bucle generacional en una ciudad pequeña y universitaria en la que la música es una especie de religión y en la que un buen pedazo de sus jóvenes pasan olímpicamente del folklore tradicional.

¿Alguna recomendación sónica que nos queráis dejar, bandas a las que seguir? Toulouse, Egon Soda, Mucho, Perro, Joe la Reina, Maryland, Novedades Carminha. El pop rock patrio vive un momento espectacular.

Me acuerdo muchos días de ese tema planetero que tanto me gusta, Vuelve la canción protesta. Vetusta Morla, El columpio asesino, Love of lesbian, vosotros mismos. Es innegable la racha. Aquí nos vamos a colgar una pequeña medalla con el permiso de nuestros compis. Siempre hemos tenido una vertiente temática salpicada por asuntos sociales que nos han preocupado, Gente normal, Oso polar, Días complicados o Las chicas en bikini, La voz son algunos ejemplos de ello pero creemos que Náufragos sorprendió a mucha gente. Fue en ocasiones catalogado como pop reivindicativo y se alabó el hecho de poder decir cosas más allá de uno mismo desde el pop y la capacidad de describir el momento que estábamos viviendo en pleno epicentro de la crisis criminal que hemos vivido. En El futuro seguimos esta línea pero con menos rabia, creemos que hay luz al final del túnel. Parece que algunos compañeros se unen al tren de poder criticar y denunciar desde sus canciones y nos parece muy positivo; siempre entendiendo que cada uno puede hacer lo que quiera con su lírica porque esto es arte.

¿Algún ritual antes de salir al escenario? Y ¿qué hacéis al acabar el bolo: comentáis la jugada y luego unos buenos cócteles? Antes de salir no puede faltar un gran abrazo o varios con todo el equipo y luego los cuatro a solas y siempre, siempre cantamos a capela todo lo que se nos ocurre en el camerino. Después extenso comentario de la jugada como tú dices, más abrazos si ha salido bien y unos buenos cocktails para celebrarlo.

Como diría Luis Aragonés ya tenéis el culo pelao de tantos conciertos y giras, ya son muchos años de trayectoria. Las habréis visto de todos los colores, ¿alguna anécdota mítica que os venga a la cabeza ahora mismo? Nuestra anécdota más mítica es que dejamos sin transporte a los Strokes en Mallorca para que nos llevaran a nosotros primero al Festi en el que tocábamos ambos. En ese momento no los conocía casi nadie, nosotros tampoco y seis meses después metieron el pelotazo que los hizo famosísimos. Seguro que nos han vetado en más de un festival a partir de aquello, nunca lo sabremos 😉

La creatividad nunca está en crisis y justamente en las crisis (del capital) surge el mejor arte. Afortunadamente  seguimos surfeando una época dorada de la alternatividad sonora patria, ¿cómo véis el futuro a medio y largo plazo del indie español El siglo de oro español surgió de una de las peores crisis que ha soportado este país. El arte y el rock son espejos de las sociedades que los amparan y las crisis por lógica llenan de argumentos a los artistas que son la voz del pueblo que las soporta. En este sentido estamos convencidos de que la música alternativa española está atravesando su momento más próspero y de mayor calidad.

Telebasura, músicabasura. ¿Quién sustenta a quién? ¡Madre mía! Claramente se retroalimentan ¿no? Si no fuese así en la tele sonaríamos todos nosotros en vez de ellos.

Si os quedárais encerrados con algún extriunfito en un ascensor… Intentaríamos no hablar de su música, ni de música en general vamos…Para evitar el homicidio digo.

Yo eligiría a Antonio Vega y Kurt Cobain. Si pudiérais resucitar a algún músico ¿quién eligiríais? A Lenon sin duda. Sería un placer tenerlo aún por aquí y haber disfrutado de muchos más discos suyos.

 

Niños mutantes son Juan Alberto Martínez, Nani Castañeda, Andrés López y Migue Haro


[Los planetas] De revoluciones irreversibles

los_planetas-super_8-front

Desde que el mismísimo Florent [gracias otra vez grande] me firmase el libreto de su inmejorable portada una afortunada noche de verano del año en curso me volvieron a entrar unas ganas locas de zambullirme de nuevo en el disco. Nada más llegar a casa tiré de ipod y auriculares de gala para la ocasión y lo volví a escuchar/paladear/sentir de principio a fin. Energías intactas, calidad refortalecida.

La lúcida exquisitez de su EP Medusa no fue una casualidad. Con éste monumental discazo dejan de ser promesa desde el minuto uno. No se puede escribir sin pasión cuando escribes sobre tu grupo de cabecera, tótem. Estamos en el año en que muerte Kurt Cobain y se separan Surfin´ bichos. La necesidad y determinación de un álbum no pueden escapar de su contexto, pero justamente puede abrir camino e iluminar desde el primer acorde a toda la humanidad sonorocósmica. “No fue una cuestión de ventas, iba más allá, se iba a transformar en icono. Supuso la llave de entrada en una nueva época, un cambio de ciclo, una aparición a través del subsuelo, algo prohibido, la efectividad del boca a boca cuando no existía red social [alguna], el triunfo del bien sobre el mal, la alternativa a las radiofórmulas. Fue otra cosa, una religión generacional en forma de himnos, imprescindible” (Jorge Fernández).

Como muchas obras maestras el trabajo se expande en más de una dirección, rescatamos la sabiduría sónica de Florent en Rolling stone: “power pop, bases potentes, melodía, distorsión, relaciones personales, texturas y ambientes oníricos, pop clásico [de] estribillo demoledor, [colchones] de Hammond, libertad. El nexo es el rock pero cabe la experimentación y el ruido”. Súper 8 (1994), el decálogo del debut en largo planetero merece que la melomanía se detenga en cada órbita, la primera dupla, “himno[s] definitivo[s]”, se convierte en culto desde la primera reproducción a base de  “guitarras, distorsiones y desarrollos instrumentales enorme[s]” (Manuel Domínguez):

De viaje. “No queda nada que prolongue mi parada en este mundo ni un solo minuto”

Su irreversible cosmicidad estalla desde las milésimas iniciales e iniciáticas a través de guitarreos pedaleados que dejan claro desde éste himno de apertura que aquí el rollo es otro, que juegas en y contra los más grandes, que ésta liga sónica destierra los complejos y sólo premia el arrojo y la vanguardia. “Esa guitarra avanzando sin (apenas) tocar el suelo. Una pieza dilatada y narcótica sin cuadrícula ni límites [,] un estado físico y químico” que subrayan “talento [y] técnica para traducir sus ideas al lenguaje musical” (Nando Cruz). Una pieza lumínica que te ciega y atraviesa de pies a cabeza texturizada en principio, nudo y desenlace con unas capas sucias maestras que la fluidifican apuntalando los cánones noventeros. Subidón, imposible no querer paladearla casi en bucle.

Qué puedo hacer. “Siempre voy al Amador por si apareces”

La canción pop perfecta. Guitarras olímpicas, dulces y soleadas a la par que contundentes, estribillo adhesivo, tempo de precisión cirujana, estructura engrasada a una melodía sexy, despampanante, irresistible. Los destellos guitarriles de Florent no pueden ser más acertados.

Si está bien. “Si todo es tan sencillo ¿por qué este vacío?”

Otro tesoro. El arte vocal de J la da un empaque maestro, el resto de ingredientes siguen funcionando a la perfección. Reflexión lírica brutal. Los cambios de ritmo creando cátedra. No para de crecer en sí misma y con cada escucha. “Recorre el camino serpenteante que va del punk al pop. [La obra] se mueve entre [el] amor y desamor, los escarceos más o menos atrevidos con las drogas y toda una suerte de vivencias tan básicas e íntimas que cada cual las hace suyas buscando en cada frase una historia personal. J cada vez más atrás construyendo un pasaje de una belleza inusual, no a la vista de cualquier mirada” (M. Domínguez).

10 000. “Si te interesa lo puedes intentar”

Se encadena a la anterior siguiendo la estela y avivando aún más si cabe la llama. Polémica e incisiva, como todas las representaciones artísticas que acaban mereciendo la pena y cerrando bocas.

Jesús. “Una y otra vez”

Adictiva, multicolor, expansiva, directa. Todas las piezas vuelven a encajar. Dejarse llevar sigue siendo un lema más que recomendable y legítimo.

Estos últimos días. “Cuando era mejor tocar tu piel, estar los dos”

Profundidad impecable, reptante, misteriosa. Distorsiones míticas para enfilar un tramo final brillante, solemne, glorioso rematado en todo lo alto. Ráfagas caviar beluga, otra masterclass planetense.

Brigitte. “Cómo puedes explicar algo que no has hecho jamás”

Magnanimidad pop, ejemplar. Conjunción instrumental bordada, otro estribillo bestial, letal.

Rey sombra. “Y mientras llueve sol como miel”

La batería inicial va dando paso a la fusión del resto de instrumentos hasta hacerle sitio a la voz de J, que de nuevo y sin dejar de ser canalla desnuda sentimientos y cala hasta los huesos. “Cuando te metes en una historia suya te puede caer mal el personaje pero sabes que te está contando todo lo que le está pasando por la cabeza” (Julieta Venegas).

Desorden. “Si hubiera encontrado las palabras, tan sólo dos palabras exactas”

Tributo emotivo, sentido, a quemarropa, pulsionante. Crescente luminosidad pop clase supra. Letra docente, imborrable, indestructible.

La caja del diablo. “Con esfuerzo consigo separar sus labios de los míos”

Locurón maravilloso, epílogo tentacular, oscuro, nocturno, inquietante, críptico, desbordante. Cuando sientes que va a descarrilar es cuando se torna aún más atractiva. Se desata cuando le apetece y no deja de gozarlo hasta el último punteo. “Pone el broche mostrando de una manera total a los verdaderos Planetas: guitarras arriba del todo y J lanzando enigmas desde la otra punta de la habitación” (M. Domínguez). “Anuncia un cambio de intensidad que [aparece] después alterando por completo su fisonomía aportando un dinamismo inesperado que [inyecta] luz y vida. Dejadez combinada con un compromiso radical con sus sentimientos. Una canción redonda” (Nando Cruz).

“Sus canciones, con esa suerte de autonomía que alcanzan las grandes obras respecto a sus propios autores, han ido desprendiéndose siempre de las teorías y críticas que las asaltaban, positivas o no, para ir desarrollándose en un espacio aparte, en un territorio sólo suyo. El punto alto desde el que se podía ver qué había sido y qué iba a ser” (Julián Rodríguez). “Para crear algo único tienes que ponerte en una situación límite. Un autor no puede crear a través de la mirada de otro. [Defender] a ultranza la creación [es] tan o más importante que la misma obra. Forzar un deseo [es hacer que nazca] muerto. El artista [no] puede traicionar su inspiración y doblegarse a los [dictados] ajenos, porque entonces su creación se resentirá y la vergüenza por haber renunciado a sus principios manchará su obra y lo acabará consumiendo por dentro. Si te dedicas al arte tu trabajo es explicar con tu mirada (desorbitada pero clarividente) todo aquello que desde el otro lado del umbral sólo se ve confuso. Hacer ver a los demás cosas que no pueden ver por sí mismos. [Colacarse] en una situación de vértigo, al borde del abismo para iluminar al resto. [Suena] delirante, psicodélico y (hasta) mesiánico pero siempre ha sido así” (N. Cruz).

20 años después sigue sonando imperial. Lo mediocre acaba autovolatilizándose, lo bueno, en éste caso lo sublime, nunca se extingue y sólo hace que revalorizarse y seguir guiando. Sencillamente gracias J, gracias Florent. Revisitarla, os encantará, cómo esa sensación del primer beso, imposible de olvidar. De ésas joyas que te cambian la vida y que no dejan de recordarte porque sigues en éste fascinante riesgo continuo llamado música.