[La taberna del muerto] Anarquía, cerveza fría y una rubia al día

Rumbo al infierno

Éste magno titular jamás se me olvidará sobre todo por el tipo que lo soltó y en el contexto dónde tuvo los cojones de hacerlo. Era mi primer año de instituto tras la mítica EGB y un chavalote enorme rozando los 2 metros de altura, con su melena heavy legendaria, encuerado, casi completamente todo de negro y con unas botas aplastacráneos calzando unos pinrreles de campeonato, sí uno de ésos tipos que te da una hostia y te manda a Burgos, sólto en plena aula y desde primeras filas en la presentación del curso con los pies puestos encima de la mesa y en clara y desafiante actitud real fuck yeah de putoamismo que con el tiempo se me antoja cada vez más fabulosa. Y eso precisamente es el debut de la muchachada almeriense que integra La taberna del muerto. Con Rumbo al infierno dan un puñetazo en la mesa desde el minuto cero para hacernos saber que su propuesta musical no se va a andar con mariconadas estando siempre a mil jodidas millas de lo ñoño y vomitivos pabloalboranismos ilustrados que tanto daño siguen haciendo a los artistas de verdad.

Entiendo cojonudamente a Laureano Navarra: `sin trampa ni poses de cartón piedra, duro como una roca, sedoso como el papel de lija. 16 canciones [de] materia bastarda que combustionan en tu cara sin posibilidad de redención para los pusilánimes. Rock ácido del duro dónde en unos altos hornos se funde rock and roll primigenio con street punk de monopatín y garaje cáustico´. Su canción ariete homónima es una entrada perfecta para darse cuenta desde el primer bofetón que si osas sentarte a la mesa tabernaria stonepunk no puedes ser una maricona ni una maleta ni un pelele. O agarras tu birra y/o muslo grasiento de pollo con un par de huevos (u ovarios) y te fundes en su filosofía o ya puedes irte a tomar bien por culo. Carretera celestial, Luis Rogelio, Que me calle, Para qué voy a salir. Tonadas ciclópeas en su cometido, coherencia pura. Al loro con el compendio sónicoideológico del temacierre, un título brutal que ni al pelo dónde el timón ya está del lado de los antes señalados en dirección a la libertad y la leyenda.

Soy más de Nirvana, QOTSA o The dry mouths pero lo que más me gusta del punk pesado metalizado prohardcore stonerockeado de La Taberna es que no se cortan una mierda en cagarse en tós los putos muertos de las instituciones adoradas por los fasciopaletines y asquerosos pijos varios: iglesia/religión, Estado, fuerzas y cuerpos de seguridad. Cristo (Christ O. Rodríguez) y Adrián Moreno nos entregan contundencia, rock de cara y una actitud pirata posromántica adherente para cagarse en la puta madre de toda la gentuza que sigue manejando el planeta. Al menos hay bandas como ésta para darse el gustazo de desahogarse y soltar perlitas molonas y legítimas.

Aunque lo malo es que los hielos de los copazos aguantan poco seguro que en el averno Lemmy Kilmister lo gozará si se detiene a escuchar éste disco.

Acerca de pablodeserna

indiescretos.com/author/pablosernadiez Me llamo Pablo Serna Díez y soy irreversible e incurablemente melómano. De Serna es como firmo artísticoliterariamente poplacara.com/es/node/1155 Ver todas las entradas de pablodeserna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: