[The prussians] Caleidoscópicos mosaicos

The-Prussians-Nul-Nul-400x400

Tras las 2 primeras escuchas la sensación que te abriga es que el grupo tiene mucho talento y proyección inmediata atrincherado en capas más que atractivas saltando de unas a otras con elegancia y naturalidad.

Desde los primeros acordes se percibe un sonido fresco, disfrutable desde la primera reproducción y facturado muy limpio, con mucha calidad.

Éste melting pot venido desde las tierras de los míticos L.A. tampoco desdeña otra parte clave de una banda: la imagen: videoclips y estética cuidadísimos. Elegantes oscurantismos multisónicos y guitarreros compatibles a la perfección con la pista de baile.

Títulos sencillos pero contundentes y directos con refuerzos nietzscheanos que no escapan a la temática de la montaña rusa que siempre está latente (y muchas veces acaba por manifestarse) en las relaciones amorosas, las más decisivas y las que más marcan.

Maestría y excelencia en los cambios de ritmo y en las subidas: toda la instrumentación va confluyendo en atmósferas sorpresivas de ondas y ritmos más que llevaderos para firmar un álbum de conceptos enlazados, continuistas. Progresividad, profundidad y plurales matices fragmentarios.

Influencias, reminiscencias y concomitancias muy variadas: punzadas de Foals, interregnos de Jane´s addiction, trazas de Bloc party, rollos sonoros Vampire weekend, dulces fragmentos de Delorean, pero aún hay más. Deteniéndose en algunos de sus cortes da gusto descubrirse con finas pinceladas que recuerdan a pausas de los Killers [los dulces ecos de Cold trees (la dupla que se encadena a The hills se alza como el momentazo más feliz del disco)], exquisitas, míticas y apoteósicas implosiones que te erizan el vello (Last call, sencillamente dejaros llevar por su progresivo descarrilamiento, temazo máximo, subida mágica imparable, ojito a como pueden trabajársela en directo), microráfagas de Coldplay con juguetona y acertada licencia final (Red lips) para terminar cerrando con la intensidad galopante de A stone.

En pocas palabras, un decálogo sónico más que apañado con un efecto de halo y futuro plausibles y envidiables. Plasmando con precisión todas las energías y llamaradas de su rabiosa juventud esta muchachada suena de maravilla y salvo catástrofe inexplicable o abducción ovni va a dar mucho que hablar y escuchar y va a estar solicitadísima desde ya.

Acerca de pablodeserna

indiescretos.com/author/pablosernadiez Me llamo Pablo Serna Díez y soy irreversible e incurablemente melómano. De Serna es como firmo artísticoliterariamente poplacara.com/es/node/1155 Ver todas las entradas de pablodeserna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: