[Festival Tomavistas 18 y 19 julio 2014] Toma 2. De cosmos sónicos, bandejas de plata y leyendas del rock

tomavistas14

 

La segunda entrega festivalera iba a estar salpicada de colaboraciones, nuevas sorpresas y un clima intermitente con nubes reguleras amenazantes que acabarían por traer una buena fresca veraniega en la zona norte capitalina.

 

Sidonie 16 (Cabecera)

La energía antisomnífera de Fuckaine punteó sonidos rarunos pero no menos adherentes y atractivos desplegando sobre el escenario nervio y ganas de pasárselo bien para abrir el sábado desde el escenario principal tomavistense. Tras los últimos acordes comenzó el trasvase de ida y vuelta entre las tablas del Gonzoo y el Tomavistas para acudir a presenciar el indie apañado de Baywaves y seguir disfrutando de nuevas sonoridades.

Fuckaine 11

El segundo impacto de la tarde correría a cargo de Pasajero, banda de potentes ecos rock cañeros y romanticistas dónde se daría la primera colaboración de la jornada a cargo de ¼ de Mucho (el entregado y fiestero Víctor Cabezuelo).

Mucho 2

A continuación llegaba el turno en la pradera sur de Los walas, que ofrecieron un power pop progresivizante creando un buen caldo de cultivo para volver al pelouse a disfrutar del grupazo toledano Mucho, que derrochó contagiosas ondas cósmicas con un Martí Perarnau tirando de look ranchero y/o a lo Breaking bad sublimado volviendo a demostrar su soltura en los interregnos intercancioniles. Pildorizando el noble arte del rock en 50 eficaces minutacos entre su Apocalpsis y su brillantísimo y floreciente EP Grupo revelación el directo cuajó en un gran show que nos dejó con ganas de más. En este caso las colaboraciones serían el baterista de The right ons y cerrando el acto sideral Sal de la tierra colaboración intercafeínica mediante.

The right ons 10

Los siempre positivizantes The right ons, que devolvieron “el favor” colaboracionista contando con Martí, se entregaron en prólogos crepusculares de guitarreos bien traídos haciendo un repaso de su repertorio (también en inglés) sin pasar por alto sus temas bandera. Antes en el escenario verde había sido el turno de las alternatividades sonoras suavizadas crecientes de Being berber.

El toma y daca constante también daba derecho a un respiro, a una pausa siempre con buena música de fondo. Fue en esos instantes dónde tuvo lugar una grata sorpresa.

Un festival puede ser el mejor lugar para descubrir nuevos grupos: el concierto convincente de Atención tsunami repleto de dulces, adentrativas y atractivas ráfagas encriptadas es un perfecto ejemplo de ello. Tomen nota porque esta muchachada promete.

La tarde se fue vistiendo de noche con el viaje personalista de Guadalupe plata, que se adentró en atmósferas crípticas para ofrecer otro punto de vista sonoro más.

Sidonie 7

La recta final estaba enfilada. Begun ejerció como entrante electrónico idóneo para el deseadísimo plato fuerte de la jornada: Sidonie, que ataviados con camisetas hawaianas tocaron todos los palos y volvieron a gozar y hacer gozar al público definiendo como bien apunta Víctor De Mier que «su hábitat natural es el directo y ahí es difícil negarles su valía».

Para la asistencia en su temazo Sidonie goes to Moog contaron con miembros de The right ons que no pudieron resistirse y se dejaron llevar con tan magnos ritmos. Despúes vendría una versión de la archiconocida Video killed the radio star que enlazaría con el momentazo del día/tarde/noche cuando aprovechando su himno de la desdicha cotidiana Un día de mierda Marc bajó de los focos para flotar entre el público. Otro bolo más de la banda para seguir patentizando su brutal y brillante trayectoria.
Me permitiré la licencia del subjetivismo: un concierto del trío catalán (quinteto para la sierrocanadiense ocasión) siempre te deja con ganas de más ya que es imposible desprenderte de una de las fuentes principales y legítimamente irreversibles de la banda sonora de tu vida. Sentir en directo A mil años luz autoproyecta una sensación casi tan mítica como ver a tu equipo levantar la copa de Europa.

El balance de todo el trayecto sónico pasaría con nota. Después vendría la fase pinchadiscos para los que quisieran seguir con la juerga.

El Tomavistas apostó por la calidad y deja un buen sabor de boca, la próxima edición promete aún más para erigirse como la cita festivalense de referencia en la capital a la altura de otras grandes citas coetáneas costeras y no tan costeras.

 

 

Fotografía: Pedro Bao

IMG_2799.jpg

Acerca de pablodeserna

indiescretos.com/author/pablosernadiez Me llamo Pablo Serna Díez y soy irreversible e incurablemente melómano. De Serna es como firmo artísticoliterariamente poplacara.com/es/node/1155 Ver todas las entradas de pablodeserna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: